Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Volkswagen elige a un experto en relaciones laborales para dirigir Seat

Andreas Schleef, consejero de Audi, asumirá el cargo en marzo de 2002

Andreas Schleef, un jurista socialdemócrata de 58 años, quien durante los últimos 16 años ha sido consejero de personal y asuntos sociales de Audi, será el nuevo presidente del comité ejecutivo de Seat, según decidió ayer el consejo de vigilancia del grupo automovilístico Volkswagen. Schleef sustituirá el 7 de marzo a Bernd Pischetsrieder al frente de Seat. Es posible que Schleef sólo asuma temporalmente la dirección de Seat, cuyo consejo de administración presidirá el propio Pischetsrieder.

Al menos a primera vista, la designación de Schleef contrasta con la voluntad declarada del grupo automovilístico alemán de dar a Seat una imagen más moderna. De hecho, el consejo de vigilancia también aprobó ayer los planes de dividir todas sus marcas en dos grandes divisiones: la deportiva (Audi, Seat, Lamborghini), y la clásica (Volkswagen, Skoda, Bentley y Bugatti).

Este cambio de imagen de la marca española, impulsado decisivamente por Pischetsrieder a lo largo del último año, es un proyecto a medio plazo, y no puede ocultar que, en lo inmediato, Seat puede tener problemas. Después de que sus ventas cayeran un 4,6% en los primeros nueve meses del año, la compañía anunció recientemente que recortará un 5% su producción.

Para solucionar el problema del envejecimiento de su plantilla y disminuir costes, Seat además ha decidido aceptar la propuesta sindical de prejubilar a 7.000 empleados mayores de 60 años a lo largo de esta década (y reemplazarlos con empleados más jóvenes, quienes ganarán un 30% menos). Seat ha mejorado sus resultados operativos en los nueve primeros meses de este año (16.056 millones).

Schleef es un ejecutivo curtido en relaciones laborales. Nacido en plena Segunda Guerra Mundial, 1943, en el enclave alemán de Königsberg (hoy Rusia), estudió Derecho entre 1963 y 1968. Tras dos años de trabajar en el banco público regional WestLB, Schleef ingresó en 1973 a la división de personal de Audi, un campo profesional en el que se desempeña hasta hoy. Desde 1985 es consejero de personal y asuntos sociales de la compañía bávara.

El futuro presidente de Seat es además un activo miembro del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD). Como responsable de Economía, llegó a formar parte de un Gobierno en la sombra formado por los socialdemócratas en Baviera, un Estado federado que está férreamente controlado por los conservadores.

Portavoces de Volkswagen se negaron ayer a comentar el nombramiento. En el comunicado del consejo de vigilancia se afirma que Schleef , 'por el momento', ejercerá a la vez de consejero de personal de Audi y de presidente de Seat. Esta redacción parece indicar que su estancia al frente de la firma automovilística española tan sólo será temporal. Fuentes de Audi, sin embargo, rechazaron esta interpretación y subrayaron que Schleef se hará cargo de la presidencia de Seat 'de forma duradera'.

Aunque sea a distancia, el saliente presidente, Bernd Pischetsrieder (que sucederá a Piëch en la dirección del consorcio el 17 de abril), seguirá influyendo en la gestión de la compañía española al asumir la dirección de su consejo de administración, también a partir del 7 de marzo. Bruno Adelt, su predecesor en el cargo, continuará formando parte del consejo.

Entre las designaciones anunciadas ayer figura también la del actual consejero del Grupo Volkswagen Martin Winterkorn como presidente no sólo de Audi, sino de toda la división de marcas deportivas. De la división de coches clásicos - Volkswagen, Skoda y Bentley- se hará cargo el mismo Pischetsrieder.

5,1 billones de inversión

El grupo automovilístico alemán, que hasta ahora se ha batido bastante bien en plena desacelaración económica, también dio a conocer ayer que reducirá levemente las inversiones previstas para el próximo quinquenio. Entre 2002 y 2006, Volkswagen pretende invertir 5,1 billones de pesetas (31.000 millones de euros).

Los sindicatos de Seat, especialmente UGT, recibieron bien su futura vinculación a Audi, que es la empresa del consorcio que más beneficios aporta y porque la separación de marcas contribuirá a evitar la 'canibalización de modelos' entre Seat y la checa Skoda, la estrella del grupo en crecimiento, que opera con salarios 4,5 veces más bajos que los de la marca española.

Para CC OO, ahora todo depende de la planificación de la producción para los próximos cinco años, que se sabrá dentro de unos días. Seat ha producido este año 495.000 unidades, a pesar de que tenía previsiones de producir 538.000, y tiene previsto producir 485.000 unidades el próximo año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de noviembre de 2001