Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 'barones' socialistas avalan el modelo federal frente al 'seudonacionalismo español' del PP

El consejo territorial abre un debate para alcanzar un acuerdo definitivo sobre el Estado autonómico

Los dirigentes territoriales del PSOE, conocidos como barones, dieron ayer el aval al documento sobre el Estado autonómico elaborado por la Ejecutiva Federal. Éste es sólo un primer paso, aunque sea imprescindible, dado que a partir de ahora las federaciones socialistas y sus líderes matizarán, corregirán o ampliarán las bases del Estado autonómico con 'mecanismos de inspiración federal' que propone la dirección del partido. Hubo acuerdo en que su modelo federal sobre el que van a trabajar no tiene nada que ver con el 'trasnochado seudonacionalismo español', que atribuyen al PP.

El Consejo Territorial del PSOE se reunió ayer durante algo más de tres horas con el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, y otros miembros de la ejecutiva que forman parte de este órgano donde se sientan los presidentes autonómicos socialistas y los secretarios regionales de las diferentes federaciones, junto a los de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Se trataba de hacer una primera lectura del documento sobre 'impulso autonómico y municipal' del PSOE que será la base de la apuesta del PSOE para las elecciones municipales y autonómicas de 2003 y generales de 2004.

Por las intervenciones que ayer hubo se estima que no habrá objeciones a que el PSOE definitivamente apueste por reformar sólo el título tercero de la Constitución para cambiar, de manera radical, las funciones del Senado. Nadie propuso ayer una modificación del título octavo, sobre el estado autonómico, con lo que este partido da por bueno el modelo constitucional de 1978 y el posterior desarrollo estatutario, aunque ha llegado el momento de desarrollar algunos aspectos en aras de la eficacia.

En el debate interno se coincidió en que el PP defiende un modelo 'trasnochado de seudonacionalismo español', en palabras del presidente del PSOE y de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves. Además, el PP da muestras de 'desconfianza' hacia el Estado autonómico y desde que gobiernan se nota una 'regresión e involución' de las autonomías con las medidas que adopta el Gobierno central. Es más, los dirigentes socialistas coincidieron en señalar que, poco a poco, el Gobierno central intenta 'la renacionalización de competencias'. Por el contrario, según los socialistas, el PSOE persigue 'un modelo de inspiración federal en el marco de la Constitución y de los estatutos'.

Tanto el secretario general del PSOE, Rodríguez Zapatero, como el responsable autonómico, Juan Fernando López Aguilar, y el titular de política municipal, Álvaro Cuesta, destacaron la necesidad de no dejar ningún hueco por el que el PP pueda deslizar la crítica de que el PSOE tiene 17 discursos sobre España, tantos como comunidades autónomas.

Actuar sin complejos

Esta preocupación la reconocieron todos los intervinientes aunque la mayoría aclaró que debían actuar sin complejos. En esta línea estuvieron José Montilla, primer secretario del socialismo catalán, Rafael Simancas, secretario general de la Federación Socialista Madrileña, los presidentes de Castilla-La Mancha, José Bono; de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra; de Baleares, Francesc Antich, y de Asturias, Vicente Álvarez Areces.

El secretario general valenciano, Joan Ignasi Pla; de Castilla y León, Ángel Villalba; y de Navarra, Juan José Lizarbe, entre otros, hicieron algunas apostillas sobre el documento que acababan de encontrarse entre las manos. 'Ninguna de fondo', aseguraron varios de los presentes en la reunión, aunque no se descarta que de aquí a la próxima cita del comité federal pueda haber apostillas de cierto calado.

Pero ya es un avance que ninguna federación y tampoco desde el PSC se cuestione que la reforma constitucional se limite al título tercero. Los interlocutores consultados reconocieron que el calado de esa reforma de la Cámara Alta puede ser muy hondo porque establecería unas reglas del juego entre la Administración central y las comunidades autónomas ahora inéditas. Desde el modo de elección de los senadores, sujeta a discusión la fórmula, hasta la creación de un marco de relación estable del presidente del Gobierno de la nación con los presidentes autonómicos.

Finalmente, el borrador del documento socialista sufrirá una transformación dado que se ensamblará el texto sobre desarollo local elaborado por Álvaro Cuesta. Zapatero ha insistido en que los hechos autonómicos y municipales deben avanzar conjuntamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de noviembre de 2001