Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre acusado de colaborar en la huida de Brito y Picatoste se entrega y los Mossos detienen a otro

'Hola. Me llamo Antonio Pavón y vengo porque me están buscando'. Con estas palabras se identificó ayer, sobre las 18.45 horas, en la sede de la comisaría central de los Mossos d'Esquadra de Barcelona Antonio Pavón Gómez, de 28 años, a quien, efectivamente, se estaba buscando por colaborar en la huida de los presos de la cárcel de Ponent Manuel Brito y Francisco Javier Picatoste. Horas antes, sobre las dos de la tarde, una operación conjunta de la policía autonómica y la Guardia Civil concluyó con la detención de Jorge Urzo Ortiz, de 28 años, en un lugar muy cercano a su casa, en el barrio de Verdum de Barcelona.

Pavón y Urzo están considerados los dos principales colaboradores de Brito y Picatoste en su huida de 33 días, en la que hirieron gravemente a dos mossos, mataron a un joven y agredieron sexualmente a su novia. Fuentes policiales informaron ayer de que en los próximos días podría producirse otra detención, pero ya sería de una persona que estuvo menos vinculada a la huida.

A los dos arrestados ayer se les atribuye haber conducido en un vehículo hasta Collserola a los dos presos fugados, desde un punto todavía no determinado pero que está a mitad de camino entre Lleida y la capital catalana y al que llegaron a pie tras romper el cerco policial que se dispuso el 14 de octubre, cuando se escaparon del Hospital Arnau de Vilanova. También se cree que pudieron ser las personas que les facilitaron alimentos y varios objetos para prolongar la huida, después de que fallara el plan inicial y los fugitivos no pudieran llegar a una vivienda que tenía el padre de Brito en Santa Maria del Camí. En ese lugar, David Brito, hermano del huido, había llevado toda clase de material por si los presos llegaban hasta allí en el vehículo con el que inicialmente se fugaron.

La detención de estos dos colaboradores era inminente desde que Brito les identificó en sus declaraciones ante la policía y ante el juez, donde admitió todos los cargos excepto la agresión sexual.

Fuentes judiciales informaron ayer de que las causas que siguen tres juzgados contra Brito y Picatoste se podrían reunir en una que correspondería al asesinato del joven, que instruye un juez de Cerdanyola.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de noviembre de 2001