Reportaje:RAICES

El hotel que enterró la posguerra

La reforma del Pez Espada resalta su importancia arquitectónica

La reforma del hotel Pez Espada ha puesto de manifiesto en Málaga la importancia arquitectónica de este recinto. Inaugurado en junio de 1959, este hotel supuso el cierre de la posguerra y un botón de muestra de la oferta turística que Andalucía presentaba al mundo. De un estilo heredero del Movimiento Moderno, este hotel es una joya arquitectónica.

Estaba y sigue estando en un lugar privilegiado: al borde de la playa de La Carihuela de Torremolinos. Cuando se inauguró, en junio de 1959, Torremolinos era aún un paraíso secreto, una antigua y encantadora villa de pescadores que había sido elegida como la postal de apertura del régimen franquista y como plataforma de lanzamiento del spanish tourism. El Hotel Pez Espada, obra de los arquitectos Manuel Muñoz Monasterio y Juan Jáuregui, nació con cinco estrellas y sólo perdió una en la crisis de 1986, fecha desde la que pertenece a la cadena Met Playa. Entre esas estrellas descansaron nombres como Frank Sinatra, Ava Gardner, el presidente argentino Perón, Anthony Quinn, los duques de Windsor, el rey Balduino, Sofía Loren...

Arquitectónicamente supuso la reivindicación de la modernidad en una España que salía de la autarquía para abrazarse a un estilo heredero del Movimiento Moderno en su vertiente International Style, guardando un interior lleno de detalles de diseño de lo que el historiador Juan Antonio Ramírez y el diseñador Diego Santos bautizaron en su día como Estilo del Relax. Desde el pasado octubre y hasta el próximo mayo cierra sus puertas para acometer una reforma interior que ha preocupado a los historiadores y arquitectos que ya lo consideran una joya, uno de los pocos vestigios de un modelo urbanístico y económico que fue degenerando en especulación, y santo y seña de una estética que cerraba las puertas a 20 años de caspa y cartillas de racionamiento para abrir las puertas al mundo, el relax, la prosperidad y el ocio divertido.

Pero, según el director del hotel desde 1986, Francisco Núñez, no hay lugar para la alarma. 'Si elimináramos los detalles estéticos que hicieron del hotel lo que es, no sería el Pez Espada', afirma. 'Ese mármol blanco falso, esas columnas, ese suelo, es genuino e insustituible; hay gente que nos dice que no está con los tiempos, pero es que ésa es precisamente la historia del hotel', añade. Así las cosas, la reforma tiene como objetivo la instalación de puertas de seguridad accesibles mediante tarjetas, mejoras en los cuartos de baño, carpintería exterior e interior, mobiliario... El arquitecto responsable es el catalán Antoni Olalla.

El arquitecto Carlos García Vásquez, comisario junto a Ramón Picó de la exposición que ha resaltado los valores de la arquitectura heredera del Movimiento Moderno en Andalucía, sostiene que 'el crecimiento urbanístico de la Costa del Sol hay que empezar a valorarlo como una forma de ocupación territorial terriblemente contemporánea y única en España'.

García Vásquez, profesor de historia de la Arquitectura en la ETSA de Sevilla, forma parte del equipo de investigación que dirige Víctor Pérez Escolano sobre Ciudad, arquitectura y patrimonio andaluz contemporáneo, uno de cuyos objetivos será redefinir histórica y arquitectónicamente el fenómeno de la Costa del Sol. 'Habrá que hacer una labor de investigación durísima porque mucho se ha perdido, pero ha habido y hay auténticas joyas que han sido despreciadas en parte por una visión academicista de la arquitectura y en parte porque aún sufrimos que la historia oficial de todo se hace desde Madrid y Barcelona y no tiene en cuenta la periferia', añade.

En esa misma línea redunda el arquitecto Salvador Moreno Peralta. 'En aquella época, lo rabiosamente moderno en España desde el punto de vista del diseño arquitectónico se hacía en ese incipiente sector turístico. Edificios como el Pez Espada nos hermanaban con el mundo y daban carpetazo a la posguerra. Su diseño, una versión relajada del racionalismo y el Movimiento Moderno al estilo decó de Miami no era en absoluto inocente: había que vender una nueva España desde la sonrisa del régimen', concluye el arquitecto.

El hotel Pez Espada.
El hotel Pez Espada.JULIÁN ROJAS

El Estilo del Relax

Esta recuperación de los valores de la arquitectura de ocio en la Costa del Sol no es algo nuevo. Mención aparte de un trabajo de 1983 del profesor de Historia del Arte José Miguel Morales Folguera Arquitectura de ocio en la Costa del Sol, fue cuatro años más tarde cuando el hoy catedrático de Historia del Arte de la Universidad Autónoma de Madrid Juan Antonio Ramírez pone discurso a la idea e investigación del diseñador Diego Santos ilustrada por el fotógrafo Carlos Canal con un libro y exposición realizado por el Colegio de Arquitectos de Málaga, que bajo el título El Estilo del Relax, reivindica la estética de aquella arquitectura pionera del ocio y la diversión en Málaga y la costa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 13 de noviembre de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50