Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez recaba informes para ver si hay especulación en los nuevos barrios

Las 70.000 casas que prometió el Consistorio llevan tres años de retraso

El juez de Madrid que investiga una supuesta especulación con los terrenos que el Ayuntamiento de la capital recalificó para construir casas baratas en el nuevo barrio (PAU) de Arroyo del Fresno ha reactivado las pesquisas. A instancias de la fiscalía, va a requerir a la Comunidad de Madrid la entrega de cuatro informes elaborados por sus inspectores urbanísticos que revelan supuestas irregularidades en la tramitación de este nuevo barrio de la capital.

La lentitud de la construcción de los nuevos barrios provoca la impaciencia de los compradores. Actualmente en las afueras de la ciudad están diseñados seis nuevos barrios -que albergarán, en conjunto, más de 70.000 viviendas-: Arroyo del Fresno, Monte Carmelo, Sanchinarro, Las Tablas, Carabanchel y ensanche de Vallecas. Cuando se aprobó el Plan General, en abril de 1997, el Ayuntamiento aseguró que el 40% de estas viviendas sería de protección oficial, esto es, con un precio controlado por la Administración y, por tanto, más bajo. Pero muchos cooperativistas o gestoras de cooperativas han denunciado que el precio del suelo, que se encarece año a año, hará imposible que se construyan tantos pisos baratos.

La fiscalía de Madrid ha pedido al juzgado que investiga un caso de especulación con el suelo en Arroyo del Fresno que extienda sus pesquisas al resto de los nuevos barrios que se están levantando en Madrid. La fiscalía atribuye a la especulación el hecho de que un piso protegido -que, por ley, no debería costar más de 20 millones de pesetas- sea vendido finalmente por cantidades muy superiores, algo que denuncia desde hace tiempo la oposición municipal (PSOE e IU).

Los cuatro informes que el juez va a pedir a la Comunidad han sido elaborados por inspectores de la Dirección General de Urbanismo tras la denuncia de un vecino que se siente perjudicado por la configuración del nuevo barrio de Arroyo del Fresno. Los informes, según fuentes de la investigación, aluden a que no se respetó la legalidad al firmar un convenio mediante el cual el Ayuntamiento vendió por 200 millones de pesetas a empresas privadas tres parcelas de esa zona y recalificó otros cuatro solares para que se construyeran pisos; parte de ellos, de precio tasado (protegido). La posterior reventa del suelo encareció los terrenos hasta el doble de su precio. En total, se han levantado en la zona 539 viviendas.

El Ayuntamiento de Madrid anunció en 1997 que el 40% de las 70.000 viviendas de los nuevos barrios iban a ser pisos protegidos. 'Pero eso no será así. Hay gente apuntada en cooperativas que no tendrá opción a una casa protegida, aunque haya estado mucho tiempo esperando', afirma el presidente de una cooperativa que tiene previsto construir en el barrio de Las Tablas, en la zona norte de Madrid. Muchas cooperativas ignoran aún si lograrán suficiente suelo como para hacer las casas prometidas a los cooperativistas.

A esto se añade otro problema: los nuevos barrios arrastran un retraso de casi tres años. Según las previsiones, empezarán a construirse casas en el verano de 2002. En Las Tablas, por ejemplo, hay cooperativas con listas de clientes para hacerse con un piso protegido desde hace tres años. A problemas en el Registro de la Propiedad se atribuyen ahora las demoras.

Además, las viviendas no serán tan baratas como se prometió en un principio. La Comunidad de Madrid fijó en mayo de 2000 el precio de las viviendas de protección oficial (el tipo más barato de las casas con precio tasado): 163.000 pesetas por metro cuadrado. 'Pero a este precio será imposible vender', comenta un gestor de cooperativas. Por una razón: 'La constructora que nos vende el suelo nos lo venderá a un precio tan elevado que será imposible construir una casa por ese precio [el fijado por la Administración]', dice.

En el nuevo barrio de Las Tablas hay cooperativas que hace tres años ofrecieron viviendas protegidas en torno a los 19 millones de pesetas. La previsión es que su precio real, cuando finalmente se construyan, se acerque a los 23 millones. Para justificar esta subida y sortear el precio establecido por la Comunidad de Madrid, las cooperativas obligarán a los clientes a comprar la casa con unas calidades de obra mejores que las acordadas en un principio. De esta manera, el precio final subirá. 'Pero todos estarán de acuerdo, ya que no es lo mismo comprar una casa por 23 millones de pesetas que hacerlo en el mercado libre, donde un piso en uno de estos nuevos barrios no costará menos de 38 millones de pesetas', sostiene el presidente de una cooperativa.

El Ayuntamiento ha utilizado la figura de la junta de compensación para gestionar los nuevos barrios. Es decir, se desentiende de la gestión y de las fluctuaciones que el precio del suelo puede sufrir con los años. La Comunidad, en cambio, suele apostar por la figura del consorcio, lo que le permite participar en el control de los precios del suelo.

El PSOE ha pedido al juzgado, el número 36 de Madrid, poder intervenir como parte en este proceso. Los socialistas criticaron hace dos años la fórmula elegida por el Ayuntamiento para gestionar los nuevos barrios, que deja todo en manos de la iniciativa privada y, según el PSOE, favorece la especulación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de noviembre de 2001