Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Diputación de Jaén apuesta por el museo íbero con un gesto legal

La Diputación de Jaén aprobó ayer en sesión plenaria la retirada del recurso de casación que mantiene desde 1998 ante el Tribunal Supremo en defensa de la titularidad de la vieja cárcel jiennense, cerrada desde hace una década. El presidente de la institución provincial, el socialista Felipe López, asegura que esta decisión muestra 'la voluntad de la Diputación' para desbloquear la construcción en ese lugar del Museo de Arte Ibérico. El próximo lunes se firmará el convenio sobre este proyecto.

El Ministerio de Hacienda -titular de los terrenos de la vieja prisión, según una sentencia de la Audiencia Provincial- cederá el solar al Ayuntamiento de la capital y éste, a su vez, a la Consejería de Cultura, que será quien construirá el museo Su titular, Carmen Calvo, ha anunciado que pedirá la colaboración económica del Gobierno central, pues sostiene que muchas de las futuras obras de arte son de titularidad estatal.

La Diputación acudió hace tres años a la vía judicial para reivindicar los terrenos de la vieja cárcel, en donde propuso que se instalara el Museo de Arte Ibérico. El presidente, Felipe López, argumenta que el litigio se ha mantenido por ser 'la única garantía' de que los terrenos se destinarían a tal fin. Ahora, tras el consenso alcanzado entre todas las administraciones implicadas, la Diputación retira su recurso y deja vía libre para hacer del viejo penal 'un referente mundial de la cultura íbera', según López.

Observatorio turístico

El Pleno de la Diputación aprobó también ayer la creación del Observatorio Turístico de la Provincia de Jaén, una plataforma desde la que se pretende realizar un 'estudio pormenorizado de carácter periódico del sector turístico', según afirmó la diputada Pilar Cáceres.

El Observatorio contará con un equipo técnico formado por personal de la Diputación, de la Universidad y de la Fundación Caja de Granada y su objetivo principal será analizar la demanda turística y plantear alternativas para el desarrollo de este incipiente sector.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de noviembre de 2001