Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas censuran al presidente canario por 'corrupción e incapacidad'

La moción, que no prosperará, se debatirá mañana en la Cámara regional

Santa Cruz de Tenerife

El secretario general del Partido Socialista Canario, Juan Carlos Alemán, protagonizará a partir de mañana, martes, una moción de censura contra el presidente del Gobierno autónomo, Román Rodríguez (Coalición Canaria), fundamentada en un 'basta ya' a una situación política que ha definido como 'corrupta, inestable' y salpicada de 'continuos escándalos', que sólo han evidenciado 'su manifiesta incapacidad para gobernar y solventar los problemas reales de los canarios'. Por su parte, Rodríguez replica que el PSC 'ha dibujado una Canarias que sólo existe en la cabeza de Juan Carlos Alemán' y que justificar una censura en la regeneración de la vida pública 'es una auténtica falacia'.

El actual pacto de gobernabilidad suscrito en Madrid y Canarias entre Coalición Canaria y Partido Popular garantiza que los 24 diputados nacionalistas sumen sus votos a los 15 populares y, por tanto, la aritmética condene la censura a no prosperar, ya que el PSC cuenta con 19 escaños. La Agrupación Herreña de Independientes (AHI) ha dado libertad de voto a sus dos diputados. Por eso, Román Rodríguez rechazó las acusaciones de inestabilidad diciendo que 'la estabilidad de un Gobierno se demuestra en sus apoyos parlamentarios'.

Sin embargo, Alemán, maestro de 49 años al frente del PSC desde 1997, considera que 'esta moción no se ha activado para conseguir el poder, sino para denunciar un sistema democrático enfermo'. Durante estos días, el candidato socialista ha preferido ocultar su programa de gobierno y se ha limitado a denunciar constantemente la 'opacidad', la 'confusión de los intereses particulares con los públicos' y la 'impunidad' del actual Ejecutivo autónomo, de tal manera que 'la sociedad civil tiene que reaccionar y vamos a contribuir a esa reacción'. 'Creencia en los potenciales de Canarias, contar con los ciudadanos, transparencia en la gestión, compromisos en defensa del empleo, la formación y la protección del medio ambiente, unos servicios públicos eficaces y de calidad' y la 'seriedad' del propio Alemán son las 'razones' adelantadas por los socialistas canarios de cara a esta censura.

Por contra, Román Rodríguez, médico de 45 años, defiende el cumplimiento de más del 70% de su programa de gobierno en los dos primeros años de legislatura y rechaza el diagnóstico socialista. Si bien hay cosas que 'mejorar y cambiar ahora, antes y después', Rodríguez apuntó su gestión en áreas como educación, trabajo, financiación autonómica, la consolidación de las especificidades canarias en Europa y compromisos 'históricos' como las directrices generales de ordenación y del turismo para demostrar su 'compromiso con los asuntos que, de verdad, preocupan a los ciudadanos'.

Alianza con el PP

El presidente canario señaló que la censura había conseguido dos objetivos: 'Cohesionar de manera espectacular' las cinco formaciones que integran CC y 'afianzar' la alianza con el PP, cuyo presidente, José María Aznar, ya ha anunciado su predisposición a suscribir un pacto similar más allá de 2003. Rodríguez acusó al PSC de haber 'pervertido' el sistema democrático, al desbancar la semana pasada al alcalde nacionalista de San Bartolomé de Tirajana, con el apoyo de seis tránsfugas (cinco ediles del PP y uno de CC), todos ellos con expediente de expulsión abierto.

Rodríguez y Alemán comenzaron una estrecha relación sin precedentes entre nacionalistas y socialistas, desde que en 1993 el entonces presidente Jerónimo Saavedra, fuera desbancado del llamado 'pacto de hormigón' por una moción de censura presentada por las Agrupaciones Independientes de Canarias (AIC), germén de la actual Coalición Canaria (CC).

Este hecho ha llevado a distintos dirigentes nacionalistas a atribuir a Saavedra la 'autoría intelectual' de la moción de censura que se discutirá mañana. Y, para ello, señalan dos motivos: 'rencor y venganza' por lo ocurrido hace ocho años y 'quemar' a Alemán para dejar el camino despejado a Juan Fernando López Aguilar de cara a las elecciones de 2003.

La sintonía entre Rodríguez y Alemán llegó a ser tal que incluso el presidente comentó sus preferencias a pactar con el PSC una mayoría de gobierno, en vez de con el PP, opción que finalmente prosperó. Las distintas discusiones sobre los casos ICFEM, Tindaya y Jinámar y la aprobación, sin apoyo socialista, de la histórica ley que controlará el crecimiento turístico, han acabado por enturbiar las relaciones entre nacionalistas y socialistas, aunque ambas partes se apresuran a añadir que ninguno de estos conflictos ha enturbiado 'una excelente relación personal' entre ambos líderes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de noviembre de 2001