Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un paseo arbolado y un aparcamiento cubrirán el depósito de aguas pluviales del parque del Escorxador

Un gran paseo arbolado y un aparcamiento de una planta cubrirán el depósito de aguas pluviales que se está construyendo en el parque de Joan Miró, conocido como del Escorxador, en el lado más próximo a la calle de Diputación. El depósito tendrá un capacidad de 50.000 metros cúbicos y forma parte del plan especial de alcantarillado de Barcelona (Peclab) que prevé que la ciudad disponga de 23 depósitos de agua con una capacidad total de 600.000 metros cúbicos.

La finalidad de estos depósitos es la contención de agua cuando se producen fuertes tormentas. En estos casos, además de inundaciones, se producen vertidos directos de agua sin depurar al mar. La necesidad de dotar a la ciudad de un plan de alcantarillado potente quedó de manifiesto en los episodios tormentosos de septiembre de 1999, cuando la plaza de Cerdà se inundó dos veces en el plazo de 15 días. Fue entonces cuando el Ayuntamiento de Barcelona diseñó un plan a ejecutar en dos mandatos.

De momento, la ciudad dispone de tres depósitos: uno en la Zona Universitaria, que es uno de los mayores de Europa, otro en Bori i Fontestà y el tercero en la Escuela Industrial. En ejecución hay otros tres: uno en los jardines del doctor Dolça, en Les Corts; el del parque del Escorxador -que estará listo a principios de 2003-, y otro junto al parque central de Nou Barris.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de octubre de 2001