La interinidad en el profesorado crece casi un 270% en siete años

Cerca de 5.000 docentes, casi una cuarta parte de la plantilla, trabajan como sustitutos

La entrada de nuevo profesorado en el sistema público vasco para cubrir las vacantes producidas por jubilaciones o nuevas necesidades se ha producido en los últimos años mediante el sistema de interinidades, un proceso que con el paso del tiempo ha incrementado la inestabilidad entre el colectivo docente. En la actualidad, la red pública cuenta con 4.934 interinos, lo que supone una cuarta parte de la plantilla. Desde el curso 1994/1995 su presencia ha aumentado un 263%, aunque su peso es diferente en cada etapa y nivel educativo.

La ausencia de una oferta pública de empleo (OPE) desde el año 1994 ha contribuido a este aumento de los sustitutos. Precisamente, el Departamento de Educación ha comunicado esta semana a los sindicatos del sector que no ve factible convocar este curso la OPE que en su día anunció Inaxio Oliveri cuando era titular de la cartera.

El número de interinos con estabilidad (saben cuál va ser su puesto de trabajo y el Departamento de Educación se ha comprometido a contratarles al menos hasta agosto de 2002) es más numeroso en Infantil, Primaria y en el primer ciclo de Secundaria (70,67%) que en Secundaria (29,32%). Sin embargo, el número de interinos sin estabilidad es mucho mayor en Secundaria (55,76%) que en Primaria (44,23%), según un informe realizado por la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras, sindicato mayoritario entre los docentes.

En Infantil y Primaria, el 90,97% de los interinos tiene el perfil lingüístico 2 (PL 2), que permite dar clases de euskera o en euskera. Mientras, en Secundaria este porcentaje es del 67,81%. El estudio, al que ha tenido acceso EL PAÍS, ha sido elaborado a partir de los datos de adjudicación de plazas de comienzo de curso.

La mayor parte de los interinos está cubriendo plazas de funcionarios en excedencia, en comisiones de servicios, en el programa de euskaldunización Irale o en puestos de nueva creación, éstos últimos debido sobre todo a la implantación de los ciclos formativos de grado medio o superior.

La situación de interinidad conlleva, en muchas ocasiones, inestabilidad. Un profesor que está en régimen de interinidad no sabe dónde dará clase el año siguiente y, a veces, ni siquiera dentro de unos días, con los costes que eso supone personal y educativamente, ya que no tiene tiempo material de incorporarse a la vida del centro donde enseña de manera temporal. Desde el punto de vista laboral, se produce la pérdida de perspectivas profesionales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Para el responsable de Acción Sindical y Política Educativa de la Federación de Enseñanza de CC OO y uno de los autores del trabajo, Javier Nogales, esta situación 'extraordinaria' requiere la aplicación de medidas urgentes por parte del Departamento de Educación. 'Desde el 94 no se convoca una OPE, pero el problema laboral no se soluciona únicamente con eso. La oferta de empleo tiene que ir acompañada de una negociación de un marco global de actuaciones'.

Plantilla más joven

CC OO propone un plan estratégico de rejuvenecimiento de plantillas que permita un relevo generacional. En la actualidad, el profesorado de la red pública tiene una media de edad de 47 años. Según señala Nogales, hay que incentivar la jubilación anticipada mediante un tratamiento fiscal favorable y reducir la jornada a los mayores de 55 años que lo deseen.

El sindicato aboga también por reordenar las plantillas con la creación de nuevas figuras educativas y el desarrollo de otras ya en vigor. Se propone así potenciar la figura del responsable de biblioteca y desarrollar definitivamente la del administrador de los centros educativos. Además, apuesta por reforzar la enseñanza del español para extranjeros creando plazas en las escuelas oficiales de idiomas.

Otra parte del plan diseñado por el sindicato hace referencia a la extensión del compromiso de estabilidad para 927 docentes interinos. El pasado mes de junio, Educación prorrogó por un año la estabilidad laboral de estos profesores. El compromiso es que los docentes van a seguir contratados. Si hay hueco seguirán donde están, pero si no es así, tendrán opción preferente para elegir otro destino respecto al resto de interinos. Dentro de este grupo de casi 1.000 sustitutos, hay un colectivo cercano a las 200 personas que no saben euskera y, por lo tanto, con una situación más delicada. 'Estos profesores requieren de un tratamiento específico', señala Javier Nogales.

Por último, CC OO es partidaria de negociar un 'arreglo' escolar para planificar con más antelación el comienzo de curso y que los interinos no estén sometidos al proceso de adjudicación de las plazas libres que ahora se realiza en septiembre. La propuesta del sindicato se asemeja a un concurso de traslados, ante el que los aspirantes pedirían varios destinos, lo que requiere conocer previamente las vacantes, puntuadas según los méritos y la capacidad de los aspirantes. Las delegaciones territoriales deberían resolver el concurso a mediados de julio, de modo que en esa fecha cada interino sepa qué materia va a impartir y dónde.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS