Gran aumento de la demanda del español en Portugal

La mejora de las relaciones hispano-lusas en los últimos años y la intensificación de los intercambios comerciales están contribuyendo al impulso del aprendizaje del español en Portugal. En menos de cinco años, la licenciatura de Filología Española ha pasado a estudiarse de dos a siete universidades y el estudio del idioma se ha convertido en materia curricular (y no en 'régimen de experiencia pedagógica'), con más de 3.000 alumnos en 52 centros de enseñanza primaria y secundaria.

El consejero de Educación de la Embajada española en Lisboa, Francisco Moldes, afirma que 'el sobresaliente cambio experimentado en esta situación no es ajeno al incremento de las relaciones bilaterales en todos los órdenes (economía, turismo o cultura), así como al empeño y la colaboración de los servicios de la Embajada con las autoridades educativas portuguesas y los responsables de las diferentes universidades del país vecino'. A su juicio, estos argumentos se han impuesto a 'razones de índole histórica, con raíces profundas en el tradicional anticastellanismo portugués'.

En el curso 1995-1996, sólo dos universidades portuguesas (Lisboa y Coimbra) ofrecían licenciaturas de Filología y Literatura españolas, mientras hoy la imparten siete (Oporto, Nova de Lisboa, Beira Interior, Algarve y Minho) y el próximo año se sumará una más, Évora. Asimismo, varios centros de enseñanza superior y universidades ofrecen el estudio del español como asignatura optativa de otras carreras con más de 2.500 alumnos. El interés por el estudio del español ha provocado, a su vez, la creación de doctorados de esta lengua en las mencionadas universidades.

Mejoras en secundaria

A juicio de Francisco Moldes, el aumento experimentado en las universidades 'se debe también al hecho de que su estudio en la educación secundaria y primaria ha tenido importantes mejoras en los últimos tiempos'. 'Hace cinco años el español se estudiaba en 'régimen de experiencia pedagógica' en apenas 19 centros educativos y con sólo 700 alumnos; pero en el año 98 pasó a ser considerado materia curricular, sumándose así a la condición que ya disfrutaban el francés, inglés o alemán. Esto ha permitido que el actual número de alumnos en primaria y secundaria haya superado la cifra de 3.000, con más de 60 profesores en 52 centros', explica Moldes.

El aumento de la demanda de español se debe también al hecho de que muchos alumnos portugueses quieren acceder a las universidades españolas. En el curso 1997-1998, 150 jóvenes se desplazaron a Madrid para hacer la selectividad en la UNED y más de 400 la realizaron en el Instituto Español de Lisboa. En los últimos tres años, más de 1.000 alumnos se han examinado en Lisboa para estudiar Medicina en España.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS