Un comité médico de ética de EE UU aprueba la elección del sexo de los hijos

Varias clínicas de EE UU ofertarán la selección

En una carta que ha sorprendido a los especialistas en fertilidad, el comité de ética profesional de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (SAMR) dice que en algunos casos es aceptable que las parejas elijan el sexo de sus hijos mediante la selección de embriones masculinos o femeninos y descartar el resto. El comité se encarga de fijar posiciones en cuestiones éticas cuyas pautas son seguidas por la mayoría de las clínicas.

Más información
Encuesta:: ¿Está de acuerdo con que los padres puedan elegir el sexo de sus hijos?

El especialista en fertilidad Norbert Gleicher que posee nueve centros de fertilización y fue quien planteó la cuestión al comité, ha declarado que su grupo ofrecerá de inmediato la posibilidad de elección de sexo. 'Ya tenemos una lista de pacientes que nos lo han pedido', dijo. Las parejas sometidas a tratamiento por fertilización in vitro y sus embriones podrán ser examinadas en los primeros días cuando han alcanzado las ocho células.

Gleicher es presidente del Consejo de Reproduccion Humana y sus nueve centros de fertilización se encuentran repartidos en el área de Chicago y Nueva York.

El presidente del comité de ética de la SAMR, John Robertson, profesor de derecho y ética en la Universidad de Tejas afirma que escribió la carta a requerimiento de Gleicher para clarificar la posición de la SAMR. Robertson añade que su respuesta la escribió tras consultar a otro miembros de la comisión y cree que en ella se refleja la posición del colectivo. El comité debía debatir la cuestión el mes pasado en una reunión que fue cancelada por los ataques terroristas del pasado 11 de septiembre y trasladada hasta enero próximo.

Robertson utiliza el término la 'variedad de género' para explicar el uso aceptable de las técnicas de selección de sexo. ¿En qué condiciones? Cree que en casos en los que una pareja tenga un niño de determinado sexo puede éticamente seleccionar los embriones que le garanticen embriones del sexo opuesto. Robertson escribe que la selección sexual de embriones permite ofrecer variedad de género cuando existe una buena razón para pensar que una pareja está suficientemente informada de los riesgos que entraña el procedimiento.

En un informe previo de 1999 el comité ético de la SAMR descartó la posibilidad de elegir embriones para determinar el sexo de los niños. La nueva carta ha dejado impactados a los expertos en fertilización y les ha costado entender el mensaje.

'La seleccion de sexo es una discriminación sexual y no creo que sea ético', afirma James Grifo, presidente electo de la Sociedad de Tecnología de Reproducción Asistida, afiliada a la SAMR. 'no es ético coger alguien de la calle y ayudarle a tener un hijo o una hija'.

Piel y ojos a la carta

Grifo, endocrinólogo de la Universidad de Nueva York añade que la publicidad de los centros que oferten selección de sexo 'a la carta' hará imposible ayudar a las parejas que necesiten asistencia médica de la tecnología reproductiva. '¿Cuál será el próximo paso?' se pregunta William Schoolcraft del centro de reproducción médica en Englewood, Colorado. 'A medida que avancemos en el conocimiento de la genética, rechazaremos niños que no alcancen altos niveles de inteligencia o aquellos que no tengan la piel, el pelo o los ojos deseados'.

El método de selección embrional, denominado diagnosis de preimplantación genética, está disponible desde hace una década, pero se ha reservado exclusivamente a las parejas con riesgo de tener niños con determinadas malformaciones genéticas. Los médicos pueden testar sus embriones para ver si contienen los genes enfermos antes de implantarlos en el útero de la mujer. Pero siempre había quedado claro que el método podía utilizarse para la selección de sexo. Para ello basta con ver si el embrion lleva los cromosomas X e Y. En ese caso es varón y si los dos cromosomas son X será hembra.

La mayoría de los especialistas en reproducción admiten que los pacientes les suelen preguntar si pueden hacerles análisis previos a la implantación para elegir el sexo de los embriones, pero hasta ahora siempre se habían negado a hacerlo.

Laboratorio de fertilización in vitro del hospital Ruber Internacional, en Madrid.
Laboratorio de fertilización in vitro del hospital Ruber Internacional, en Madrid.EL PAÍS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS