Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Con el centenario del Altos Hornos

Gracias Josu Bilbao Fullaondo, por tus GUIÑOS. Recuerdos y memoria. Me ha recordado que desde la calle Rivas no se divisan los baldes de mineral, ni los trenes con caldo al rojo vivo, ni las sirenas (cuernos) de los turnos, ni las tabernas rebosantes de copas de sol y sombra al amanecer; mediodía de comidas caseras al buzo grasiento humeadas en 'farias' al sonido de envidos y hordagos ; críos viendo la televisión con jariguai y agua de regaliz al atardecer para quitarse las imágenes de los 'baberos' y maestros con reglas, a veces amenazadoras, en la mano. Simondrogas y los chorizos Zubicaba. Tiempos de oxidación-reducción.

En los carteles que anuncian la exposición fotográfica, la Asociación de Jubilados de Altos Hornos de Vizcaya también ha recibido la ayuda de dos instituciones, el Ayuntamiento de Sestao y La Diputación de Vizcaya. Pero no hay propaganda de mano, no hay carteles, ni un pequeño catálogo. Para que citar una página web que sabe hacer cualquier hijo, sobrino, nieto de estos jubilados.

En la época de las nuevas tecnologías de la comunicación e información del siglo XXI, los jubilados de AHV nos han dado otra lección con la tecnología de principios del XX, al recordarnos que las relaciones de la ciencia, tecnología y sociedad y la Historia de Sestao y de la provincia de Vizcaya pasa por celebrar ese centenario como se merecen.

Por esos jubilados, las viudas y sus familiares, y por toda la diáspora que la desaparición de AHV ha generado. Después sigamos con el metro, el superpuerto y todos los planes para regenerar esa orilla del Nervión, esa Margen Izquierda. La juventud quiere vivir y trabajar en su Margen Izquierda.

Cuando uno se divide en dos, y después cada parte otra vez en dos no hay mucha esperanza, pero hay que recuperar la ilusión. Pero sin volver a dividirnos en dos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de octubre de 2001