Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
IMPACTO EN LOS MERCADOS

El Congreso quiere impulsar la reforma del IRPF para afrontar la crisis

El Congreso de los Diputados aprobó anoche, a propuesta de CiU, una moción con el respaldo del PP que insta al Gobierno a tomar una serie de medidas para afrontar la crisis internacional. Los partidos reclamaron así al Ejecutivo que impulse durante 2002 una reforma de los impuestos directos (IRPF y sociedades) para aligerar la carga fiscal sobre todo a las empresas y las familias.

El PP aceptó finalmente una enmienda transaccional presentada por el diputado de CiU, Josep Sánchez Llibre, que la semana anterior había mantenido con el vicepresidente segundo del Gobierno, Rodrigo Rato, un debate de guante blanco sobre una interpelación urgente al respecto, para articular una serie de 12 medidas para posibilitar en España el mantenimiento del crecimiento sostenido y generador de empleo en esta coyuntura menos favorable, 'agravada por los atentados contra EEUU'. Sánchez Llibre destacó ayer que la iniciativa persigue 'dar un mensaje claro, concreto y solvente a los agentes económicos y sociales, a las instituciones financieras y a toda la sociedad para generar confianza, eliminar tensiones y reducir la incertidumbre'.

La moción empieza por demandar que se mantenga el saneamiento de las cuentas públicas; que se priorice la inversión pública en los próximos Presupuestos con una tasa de crecimiento superior al PIB nominal (sin inflación) y ganar peso en los gastos de inversión en relación con el PIB; que se siga con la reducción del gasto corriente; que se impulse en 2002 la rebaja de los impuestos directos; que se incentive fiscalmente la formación, la prevención de riesgos y las nuevas tecnologías; que se impulse la investigación y las acciones de mecenazgo y la colaboración de las pyme con las fundaciones y centros de investigación universitarios.

Por último, la propuesta reclama más políticas de internacionalización de las empresas; potenciar la previsión social complementaria de las empresas; aumentar los recursos para políticas sociales y de solidaridad; profundizar en la liberalización y competencia en los mercados y apoyar la creación de nuevas empresas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de septiembre de 2001