Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las tormentas provocan apagones, inundaciones y daños en el campo

Una avería dejó sin luz a 1.500 abonados del municipio de Teulada

La Generalitat levantó ayer la situación de preemergencia en que se hallaba la Comunidad después de dos días de tormentas, con fuerte aparato eléctrico y acompañadas de pedrisco. Las precipitaciones provocaron apagones en municipios de La Safor y también en Teulada, donde 1.500 abonados se vieron privados del servicio. El agua anegó carreteras y calles y cultivos como la uva, los cítricos y el arroz resultaron dañados.

El Centro de Emergencias de la Generalitat levantó ayer la situación de preemergencia por el peligro de lluvias fuertes tras los episodios tormentosos que afectaron a la Comunidad los dos últimos días. Con 55 litros por metros cuadrado, Villalonga fue el municipio donde más llovió, seguido de Gandia, con 52 litros, la Font d'En Carrós, con 46, y Oliva, con 40 litros. En Gandia se registraron a primera hora de la mañana en un intervalo de diez minutos más de 140 litros por metro cuadrado, provocando inundaciones en el centro de la ciudad.

También se repitieron los cortes de luz del día anterior. Se produjeron nuevos apagones en la comarca de La Safor, sobre todo en Piles y Guardamar, y se averió el centro de control de semáforos de Gandia. En el término alicantino de Teulada, una avería dejó sin luz a 1.500 abonados, según Iberdrola. Las lluvias obligaron a cortar la carretera de Bellreguar (CV-673) y hubo dificultades para circular por las carreteras N-334 a su paso por la Font de la Figuera y la CV-656.

En la provincia de Alicante se recogieron 43 litros por metro cuadrado en Benejama, 39 en L'Altet y 37, en Adsúbia. En otros municipios como Beniarrés y la ciudad de Alicante, la tormenta descargó hasta 33 litros por metro cuadrado por espacio de una hora. Efectivos del Parque Provincial de Bomberos de la capital alicantina efectuaron varias salidas durante la noche para achicar el agua acumulada en locales bajos de Elche, Santa Pola y Alcoy.

Pérdidas agrícolas

Los cultivos, que se habían mantenido a salvo de las tormentas del miércoles, que resultaron incluso beneficiosas, se vieron afectados ayer por el granizo. Según la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA), el pedrisco afectó entre el 40 y el 100% de la cosecha de uva de vino de la Vall d'Albaida, en los términos de Fontanars, Villena y Font de la Figuera, que se encontraban en plena campaña de la vendimia. También se vieron afectados algunos olivos y almendros de la zona. En la comarca de La Costera, en los municipios de Moixent y Vallada, el pedrisco afectó a cítricos, uva de vino, y 'residualmente' a hortalizas y plantaciones de girasoles. En L'Horta se dañaron cítricos y hortalizas y pequeñas superficies de arroz.

La Unió de Llauradors estima que la cosecha de uva se reducirá esta campaña un 25% debido a las heladas primaverales, la sequía estival y el pedrisco caído ayer. En Alicante, el delegado provincial de esta organización agraria, José Castro, destacó los daños en la uva embolsada, aunque matizó que éstos son 'menores' porque, añadió, 'la lluvia diluyó el granizo y el fruto estaba ya embolsado'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de septiembre de 2001