La multinacional Procter&Gamble admite que espió a su rival Unilever

La multinacional estadounidense de productos para la higiene Procter & Gamble admitió ayer en un comunicado haber obtenido información acerca de la división de productos de cuidado del cabello de su competidor Unilever. Sin embargo, responsables de la firma aseguraron que en ningún momento hicieron nada que resultara ilegal.

Procter & Gamble, que fabrica desde dentífricos hasta aperitivos, responde así a la polémica generada por un artículo aparecido en la revista Fortune, en el que se afirmaba que contrató los servicios de una empresa de espionaje. Según la publicación, un grupo de personas se hizo pasar en Unilever por analistas de mercado para luego transmitir la información a Procter & Gamble. La firma niega haber contactado con la empresa de espionaje.

Un portavoz de la compañía reveló el jueves que Unilever conocía desde hace tiempo la filtración de datos. Procter & Gamble y Unilever han mantenido desde abril conversaciones para resolver el conflicto. Sin embargo, el plazo que se habían fijado para alcanzar un acuerdo expiraba ayer. La revista Fortune apuntaba la posibilidad de que Procter & Gamble indemnizara a Unilever con 10 millones de dólares (1.825 millones de pesetas).

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS