Denuncia contra una piscina municipal por la muerte de un joven

La familia y los amigos de J. M. G, de 16 años, que murió ahogado el sábado en la piscina Cerro de Almodóvar (Vallecas Villa), denunciarán a los responsables de este centro municipal por negligencia. 'Cuando el chico se estaba ahogando ninguno de los socorristas estaba en su puesto de vigilancia', aseguró ayer Mariana, tía del joven fallecido. 'Sólo tienen cuatro socorristas y debería haber el doble. Además, ninguno cumplió con su trabajo. Fueron los amigos quienes sacaron al niño del agua cuando aún tenía vida', añadió.

Los familiares del fallecido denunciarán al Instituto Municipal del Deporte (IMD), responsable de esta instalación municipal, por disponer de un 'personal incompetente e insuficiente', según la tía de J. M. G.

La denuncia, que se hará efectiva cuando la policía elabore el informe de lo ocurrido, contará, según la familia, con el apoyo testifical de la mayoría de las personas que estaban en la piscina en el momento del accidente. 'Todos están indignados por la pasividad de los socorristas', explicó esta familiar.

La dirección del IMD garantizó, por su parte, la 'absoluta profesionalidad' del equipo de socorristas y del personal sanitario de la piscina del Cerro de Almodóvar. Los trabajadores de la piscina, según informó ayer el IMD, 'procedieron con celeridad ante la situación de emergencia y, en todo momento, cumplieron con los preceptos establecidos en el Protocolo de Actuaciones para la atención de accidentados en las instalaciones dependientes de este organismo'.

El IMD aseguró que los socorristas actuaron inmediatamente y que, tras las primeras maniobras de reanimación, éstos requirieron la presencia del médico y el ATS de la instalación, que, tras continuar la reanimación, solicitaron la evacuación urgente del joven en una ambulancia del Samur. La familia, basándose en la versión de los amigos, explica, sin embargo, que nadie, a excepción del Samur, asistió a J. M. G. durante 45 minutos.

Corte de digestión

Según indicó la dirección del IMD, J. M. G., tras ser sacado del agua, comenzó a vomitar, 'lo que indica un posible corte de digestión'; además, las personas que le atendieron observaron en el afectado 'síntomas de insuficiencia respiratoria'. La causa concreta de su muerte sólo se conocerá con los resultados de la autopsia. La familia cree, en cambio, que la muerte del joven no se debió a un corte de digestión. 'Se había comido un bocadillo a la una de la tarde y el accidente fue tres horas después, a las cuatro', aseguró su tía.

La familia sostiene que ningún responsable del centro municipal se puso en contacto con ellos para avisarles de lo sucedido. 'Ayer [por el domingo] llamaron para decir que lo sentían. Nosotros pretendemos que se aclare todo y que lo sientan mucho más', advirtió la tía del joven.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS