Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OFENSIVA TERRORISTA

La policía atribuye el atentado al 'comando itinerante' responsable de la campaña de verano

El coche fue robado el 9 de agosto en Gernika y llevaba la matrícula de un 127 dado de baja

El director general de la Policía, Juan Cotino, informó ayer en Barajas que el coche fue robado el 9 de agosto en Gernika (Vizcaya). El Renault 19 blanco supuestamente fue trasladado a Madrid por un etarra legal (no fichado), quien, según se sospecha, podría haber aprovechado parte de la infraestructura de la banda en Madrid para montar los explosivos.

Los terroristas colocaron una matrícula falsa M-2522-L, elaborada con números adhesivos, correspondiente a un Seat 127 de 1972 dado de baja desde hace nueve años. En el maletero introdujeron unos 50 kilos de dinamita procedente del robo de Grenoble (Francia), de la que ETA conserva unos 800 kilos. Los investigadores sospechan que el coche fue aparcado sobre las 6.30 en la plaza 2-D 315, una media hora antes de llamar a la asociación de ayuda en carretera (DYA) de San Sebastián para anunciar el estallido e investigan si cambiaron las placas ya en el aparcamiento.

Esta forma de operar difiere sustancialmente de la empleada en los atentados atribuidos hasta ahora al comando Madrid. Este grupo suele robar sus coches en la capital, especialmente en el barrio de Moratalaz, con meses de anticipación al atentado y 'duplica mejor las matrículas que utiliza', indicaron fuentes antiterrorista: 'Es raro que pongan una matrícula tan antigua de un vehículo dado de baja y diferente al modelo con la bomba, cuando lo normal es que copien la de un coche idéntico que hayan visto por la calle'.

El modus operandi es 'muy similar' al utilizado en el atentado en el aeropuerto de Málaga que frustraron los artificieros del Cuerpo Nacional de Policía el 26 de julio. Además, el coche fue sustraido en Vizcaya, de donde la Guardia Civil sospecha que partió el comando itinerante que hizo estallar otro coche bomba frente a un hotel de Salou el 18 de agosto. En los crímenes citados y en el de ayer dieron tiempo suficiente para desalojar.

Por ello, los investigadores -que han revisado sin resultados las grabaciones de las cámaras de seguridad del aparcamiento- creen que la acción de ayer es obra del mismo grupo itinerante y la enmarcan en la campaña contra el turismo en la que se ha embarcado ETA este verano. Alberto Ruiz-Gallardón, presidente de la Comunidad de Madrid, lo confirmó tras conversar con las fuerzas de seguridad: 'Es una acción más de ETA, un enemigo del pueblo, la libertad, la vida y la prosperidad, que quiere hacer mucho daño y perjudicar a la industria del turismo, de la que viven miles de madrileños'.

Interior asegura que este atentado es, además, la 'esperada venganza' por las desarticulaciones de los comandos Buruntza y Barcelona, ya que ETA sigue la teoría terrorista de acción-reacción (tras un golpe policial, un atentado para desanimar y desprestigiar a las fuerzas de seguridad) acuñada en 1943 por Menahen Begin como jefe del grupo judío Irgun y difundidas en los 70 en el Manual de la guerrilla urbana del brasileño Carlos Marighela. Las fuerzas de seguridad estaban en 'máxima alerta' desde el jueves, tras la caída del Buruntza, y mucho más tras la desarticulación del Barcelona. Los mandos policiales incluso barajaban desde hace días el domingo o el lunes como fechas posibles de un atentado y que se produciría 'casi con seguridad' en Madrid.

El terrorista llamó dos veces

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de agosto de 2001

Más información