Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

'Me cuesta llegar a mi nivel'

Zidane reconoce que no jugó bien en Zaragoza

Ni siquiera llegó a pequeña marejadilla la resaca del empate (1-1) cosechado el pasado domingo por el Real Madrid en Zaragoza en la ida de la Supercopa. El buen resultado pudo con el fútbol incómodo de definir que los blancos diseñaron en La Romareda. También pudo con la evidencia de que Zidane se encontró perdido, sin sitio, el día de su debú oficial.

'Es normal. Siempre me ocurre. Tanto en el Juventus como en el Real Madrid. Me cuesta alcanzar mi mejor nivel a principios de temporada'. O, lo que es lo mismo, un reconocimiento implícito de Zidane, el fichaje más caro de la historia (13.000 millones de pesetas), de que no jugó nada bien ante el equipo aragonés.

El francés habló ayer con la prensa de su país, un día después de la opaca igualada, para buscar y encontrar un aliado que explique su titubeante estreno como jugador blanco: el tiempo. 'Sólo llevo un mes aquí. Todo va bien'. Y, de paso, permitirse un levísimo desafío: 'Mi nivel se verá a fin de año. Entonces se verá quién ha ganado los títulos'.

Por el momento, el primero de la temporada que se juega su club, la Supercopa, lo tiene bastante encarrilado. El gol del olvidado centrocampista Flavio Conceiçao de un tiro lejano, con estrambote y fallo de Laínez, el portero del Zaragoza, incluidos, deja el torneo muy cerca de la sala de trofeos del estadio Bernabéu, a expensas del partido de vuelta, el próximo miércoles.

Precisamente fue Flavio, el Flavio goleador, quien se presentó muy ufano ayer por la mañana ante los reporteros españoles tras una ligera sesión matutina de entrenamiento.

'Marcar es muy importante para mí, que estoy casi llegando. Porque lo del curso pasado no cuenta por las lesiones'. Así, un sonriente Conceiçao borró de un plumazo su nefasto año anterior, cuando llegó desde el Deportivo y en el que cuando no estuvo lesionado estuvo en el banquillo y cuando no estuvo en el banquillo estuvo en la grada.

'Me gustaría seguir haciendo goles', prosiguió el brasileño con sus buenos deseos y concluyó negando que sea incompatible con Makelele por su semejanza: 'Los cuatro pivotes del Madrid podemos hacer de todo: defender y atacar. Pero a mi me gusta más atacar'.

Flavio, al igual que Zidane, también se amparó en el tiempo y aseguró: 'Puedo hacer muchas cosas más, pero habrá que tener un poco de paciencia. Poco a poco, iremos mejorando todos, el equipo y yo'.

Sin embargo, el Madrid tampoco dispone de mucho tiempo para 'ir mejorando'. El primer compromiso de la Liga, frente al Valencia, es el sábado. Un compromiso para el que su técnico, Vicente del Bosque, podrá contar con un Munitis ya recuperado de la lesión que se produjo el pasado día 1 contra el Montpellier. Tambíen podrá estar presente Roberto Carlos, el más destacado en Zaragoza, a pesar de que ayer se retiró del entrenamiento por la tendinitis que arrastra desde la temporada pasada.

Las caras de los descartes se siguen dejando ver en los entrenamientos. Ayer Congo, Baljic, Rivera y Dorado se ejercitaron junto a sus compañeros. Su salida del club parece difícil, aunque en el caso del bosnio se habla de un trueque con el Galatasaray que traería al delantero brasileño Jardel al Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de agosto de 2001