Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cursos de seguridad

El uso de motos acuáticas en otros países es cosa seria. Por ejemplo, en EE UU, el país con mayor número de este tipo de embarcaciones (más de 400.000), las motos acuáticas están equiparadas legalmente a las lanchas motorizadas. Las normas para el uso de estas embarcaciones, sin embargo, no son iguales en todos los Estados, señala Carl Perry, de las oficinas centrales de la Guardia Costera en Washington D. C. 'Por ejemplo, en algunos Estados no se exige el uso de chaleco salvavidas', explica.

No obstante, en la mayoría de los Estados de EE UU se exige a los usuarios de motos acuáticas conocer el reglamento de navegación y realizar un curso de seguridad. En Nueva Jersey se implantó en 1997 el curso a todos los operarios de motos náuticas y los resultados han sido favorables. Desde entonces se ha reducido el número de accidentes en un 37%. En Florida también es obligatorio el curso de seguridad, pero sólo para menores de 16 años, aunque a partir del próximo octubre incluirá a los menores de 21. La legislación también ha tenido efectos positivos. Desde su puesta en marcha en 1996, el número de accidentes disminuyó en un 15% pese al aumento de las motos acuáticas.

John Donaldson, director de la sede de la Asociación Industrial de Embarcaciones Personales en Miami, reconoce la utilidad de estos cursos. 'Muchos de los compradores no conocen las normas de navegación', señala. Una de ellas es respetar los carteles de señalamiento marítimo.

En Francia, las normas van más allá. Al usuario, tanto al propietario como a quien alquila, se le prohíbe navegar sin un certificado para vehículos náuticos. Es decir, lo equivalente a un carné de conducir. Además, la legislación francesa incluye normas iguales a las españolas, como respetar las zonas de los bañistas y el uso obligatorio de salvavidas. El Ministerio de Transportes francés ha realizado esta año una campaña de seguridad para las embarcaciones de ocio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de agosto de 2001