Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renfe abre expedientes sancionadores a ocho de los taquilleros en huelga

Renfe ha abierto expedientes laborales a ocho taquilleros de cercanías desde que empezó la huelga a principios de julio, según han informado representantes sindicales del colectivo. 'Es una forma de presión para que no sigamos la huelga. Son métodos muy comunes de la empresa. Presionan hasta con cartas de despido', explicó ayer un portavoz sindical.

La compañía ferroviaria negó rotundamente que los expedientes se hayan abierto como medida de presión e indicó: 'Un expediente es algo muy serio. Se abre cuando se incumple una normativa, y no de forma gratuita. Hay razones. No podemos abrir un expediente por las buenas'. Un expediente es una amonestación al empleado que, de no resolverse, puede derivar en una merma salarial o en un despido.

Un representante de los taquilleros afirmó: 'No hay ningún incumplimiento. Según ellos, deberíamos entregar el dinero recaudado durante el día a la compañía de seguridad. No se lo damos y, en cambio, lo depositamos en la caja fuerte. De acuerdo con la normativa, no es nuestra tarea. Ese trabajo lo hacía el supervisor y no el taquillero. Cada vez somos menos empleados, cobramos lo mismo y tenemos más trabajo. Ese es uno de los motivos de la huelga. El acuerdo laboral se firmó en 1990. Si quieren cambiarlo y darnos más trabajo que el que tenemos, deben ponerse de acuerdo con los sindicatos'.

El paro, avalado por CC OO, UGT y CGT, permite a los usuarios entrar gratis en el tren. Si el supervisor se presenta, sólo se debe pagar el billete, pero no la multa.

El colectivo de 240 taquilleros de Renfe en huelga parará hoy de 18.00 a 22.00 horas y todos los viernes siguientes del mes de agosto. Los sábados y domingos, de 10.00 a 14.00 y de 18.00 a 22.30, y los lunes, de 5.15 a 10.00. La huelga no incluye a los taquilleros de las estaciones de Sants, de Francia y Paseo de Gràcia, y no afecta ni a la circulación de los trenes, ni a los usuarios.

Los taquilleros piden una mejora en las condiciones de trabajo y un incremento del salario que compense el aumento de la jornada laboral. Se quejan, entre otras cosas, de las diferencias salariales entre los trabajadores de las diferentes estaciones.

'Es una vergüenza que no nos escuchen porque no afectamos al pasajero. Mientras, los maquinistas han hecho cuatro días de huelga ilegal, perjudicando a los viajeros, y han conseguido lo que querían. Nosotros planteamos nuestras reivindicaciones de forma legal, pedimos mucho menos que ellos, y no logramos nada', aseguran fuentes sindicales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de agosto de 2001