Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:NECROLÓGICAS

Muhammad Zafzaf, escritor marroquí

Muhammad

Zafzaf, uno de los principales escritores de las nuevas corrientes de la narrativa marroquí contemporánea, ha fallecido recientemente debido a una grave enfermedad. Nacido en 1946 en Kenitra, estudió Filosofía en Rabat y, desde 1968, era profesor de lengua árabe en Casablanca -escenario natural de buena parte de su escritura-, donde colaboraba en el suplemento cultural de Al-Ittihad al-Ishtiraqi.

Autor precoz -sus primeros relatos datan de 1963-, ha publicado colecciones de cuentos, así comos novelas. Cabe destacar títulos como Dos relatos: El huevo del gallo (traducción de Rosario Montoro) y El zorro que viene y va (traducción de Carmen Ruiz Bravo), ambos publicados en la Editorial CantArabia, Madrid, 1992. Autor de la más inquietante y desinhibida literatura marroquí -como señala Pedro Martínez Montávez-, su referencia, en el segundo de los relatos, a la poderosa y acaparadora sexualidad de las mujeres de Essauira -Mogador en época colonial-, le proporcionó no pocos sinsabores.

Con la novela La mujer y la rosa (traducción de Beatriz Molina y Zouhir Louassini, Agencia Española de Cooperación Internacional, Madrid, 1997), el autor da un paso importante en la andadura de su escritura: el tema central es la crisis del intelectual marroquí, que se debate en vaivén incesante entre el pasado y el presente, empujado hacia la aventura occidental y más concretamente española, puesto que la acción transcure a orillas de la Costa del Sol (Torremolinos), donde el autor, siempre crítico, toma el pulso de la realidad del momento: 'Los extranjeros ricos -americanos, alemanes, ingleses, holandeses- pagaban sacando un puñado de billetes que ni siquiera miraban, y el español, cuando los cogía, saltaba de alegría sin preocuparse ni de contarlos. Tal vez Franco observaba esta diaria operación y abría las ventanas de España -por las que se infiltraban todos ellos- en todas direcciones, excepto hacia el sur, que es la ventana por la que me colé'. En dichas estructuras narrativas, Zafzaf, con gran realismo directo y con ritmo vivo, deja espacio a una expresión nueva y osada dentro del mundo árabe, 'en un país en el que se le acusa de necio a alguien que quiere decir la verdad'.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de julio de 2001