Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cuatro vacantes del Constitucional

PP y PSOE se afanaron ayer en intercambiarse nombres para rellenar los cuatro puestos pendientes de renovación en el Tribunal Constitucional. El PP propuso a Javier Delgado Barrio, actual presidente del Tribunal Supremo y Consejo General del Poder Judicial, y a José Luis Martínez López Muñiz, catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Valladolid. El PSOE planteó el nombre de la catedrática Elisa Pérez Vera. La vacante restante debían consensuarla con CiU.

Los dos partidos mayoritarios sugerían que fuese un jurista catalán no nacionalista. CiU puso sobre la mesa el nombre de Antoni Bayona, director del Institut d'Estudis Autonómics de la Generalitat y famoso por sus fundamentados recursos legales para conseguir más autogobierno para Cataluña. La sugerencia no gustó al Partido Popular.

Los socialistas aportaron el nombre de Eugeni Gay, ex presidente del Colegio de Abogados. Los populares no rechazan esta posibilidad, aunque aún recuerdan la animadversión que Gay y el Colegio de Abogados demostraron el año pasado contra la Ley de Enjuiciamiento Civil que promovió por sorpresa el Gobierno.

Los nombres barajados por los partidos para los ocho aspirantes al Consejo General del Poder Judicial dentro del paquete de juristas de reconocido prestigio eran muy confusos. Entre otras razones porque PP y PSOE tenían que manejar sus propuestas teniendo en cuenta el escenario teóricamente ideológico de los 12 aspirantes al Consejo que saldrán elegidos de entre los 36 que han propuesto directamente los jueces a través de las asociaciones del sector y de magistrados independientes con un mínimo de avales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de julio de 2001