Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajo clausura un edificio de Hacienda al temer su desplome

Un informe había advertido hace un mes del peligro para 140 empleados

La Dirección General de Trabajo de la Comunidad, a la vista de un informe de la Inspección de Trabajo, ordenó el pasado viernes cerrar un edificio público del Ministerio de Hacienda tras observar desperfectos considerables en la estructura del inmueble y graves riesgos para los trabajadores. Los 140 empleados del edificio, situado en el número 147 de la calle de Velázquez, cerca de la de Joaquín Costa, están siendo trasladados a otras dependencias. CC OO criticó ayer el hecho de que tuvieran que ser los delegados de prevención de este sindicato quienes alertaran al Gobierno regional, y quienes, a la postre, forzaran el precinto.

Un informe, elaborado por el arquitecto Juan de Andrés Alonso, técnico del Ministerio de Hacienda, alertaba, ya el 31 de mayo, de los riesgos que escondía el edificio: 'Lo procedente sería el desalojo, dada la magnitud de la operación urgente de la rehabilitación inmediata o reconstrucción del inmueble, debido a la escasez de resistencia generalizada de la estructura, con intervención en cimentaciones (...)'

'Es sumamente grave', señala Teresa Nieto, secretaria de salud laboral de CC OO, 'que desde finales de mayo el Ministerio de Hacienda tuviera constancia de ese informe y que no se hiciera nada, con el consiguiente riesgo para trabajadores, viandantes y público, porque en ese edificio también se atendía al público'.

El inmueble albergaba dos dependencias: el Tribunal Económico-administrativo Regional (Tear), dependiente del Ministerio de Hacienda y que, entre otras cosas, se encarga de atender quejas y reclamaciones de contribuyentes, y el Comisionado para el Mercado de Tabacos, del Ministerio de Economía. El primero de los organismos cuenta con 100 trabajadores aproximadamente en el edificio; el segundo, con 45 empleados.

Un portavoz de Hacienda aseguró ayer que 'el ministerio era consciente del problema' y que 'en horas o días' se iba a tomar la decisión de trasladar a todos los trabajadores del edificio de la calle de Velázquez. 'Hay que tener en cuenta que trasladar a 100 trabajadores no es algo que se pueda hacer de un día para otro', añadió. Pero la Comunidad obligó a que el traslado se hiciera de forma fulminante.En un informe elaborado por el director general de Trabajo de la Comunidad de Madrid, Javier Vallejo, se especifica que el pasado jueves 'los delegados de prevención y miembros del comité de seguridad y salud del Ministerio de Hacienda [compuesto por representantes de los trabajadores] acuerdan la paralización de la actividad (...) por considerar, entre otros, que la estructura del edificio no reúne las adecuadas garantías para el desarrollo de la actividad laboral'. Para precintar el edificio, esta decisión de los representantes de los trabajadores debe ser refrendada o rechazada por un inspector de Trabajo en el plazo de 24 horas.

Por eso, el inspector de Trabajo se personó el viernes en el edificio oficial. Tras examinar 'varios informes técnicos', determinó que la medida tomada por los delegados de prevención 'es correcta'. 'Recibidos dichos informes, se estima que el cese de actividad debe continuar; que dicho cese debe ser total, afectando incluso al personal de vigilancia de dentro del edificio y al Comisionado del Tabaco, también con oficinas en el inmueble', añade el texto.

Además, el inspector de Trabajo de la Comunidad aconseja que 'debe prohibirse la estancia de personas en el edificio hasta que los servicios de Protección Civil determinen quiénes pueden entrar en el edificio y en las condiciones en que han de hacerlo'.

'Factores de riesgo' Por último, el inspector de Trabajo agrega: 'Dada la importancia de la documentación existente en el edificio [expe-dientes del Ministerio de Ha-cienda], sugerimos que la actuación de Protección Civil sea lo más rápida posible'.

Con el informe en la mano, el director general de Trabajo considera que 'queda de manifiesto la existencia de una serie de factores de riesgo en el centro de trabajo'. Por todo ello, el mismo día, el viernes 13 de julio, ordena 'la paralización de actividades' en el inmueble de la calle de Velázquez.

El sindicato CC OO denuncia que el Ministerio de Hacienda ocultó a sus representantes durante el mes de junio y la primera quincena de julio la existencia del informe del arquitecto que alertaba de los riesgos del edificio, a pesar de que lo reclamaron en varias reuniones. Con todo, los delegados de prevención, a la vista del estado del inmueble, decidieron el jueves pasado paralizar la actividad en ese centro laboral.

El informe técnico que reclamaban los sindicatos es contundente. Fechado el 31 de mayo, firmado por Juan de Andrés Alonso, 'arquitecto jefe de la unidad técnico-facultativa del Ministerio de Hacienda, y encargado por este último, hace una descripción detallada del estado del inmueble. En primer lugar señala que el edificio 'utiliza parte de su superficie para archivos de gran capacidad'. El bloque, de cinco alturas y dos sótanos, presenta una estructura sustentada por 'pilares, vigas y viguetas metálicos'.

'En precario' Algunos de estos pilares y vigas del edificio, en opinión del arquitecto que firma el escrito, soportan 'tensiones no admisibles'. También hay 'dos vigas de carga de dos vanos' cuya estructura 'está en precario'. 'La viga del salón de actos que recibe la carga puntal de otras dos vigas que se apoyan en ella no es admisible', prosigue el informe del arquitecto. Lo mismo ocurre con 'los pilares de la planta sótano segundo'. 'Por todo ello', añade el texto, 'nos hallamos con un edificio que padece una patología de escasez de resistencia en sus elementos estructurales, vigas y pilares'.

El arquitecto del Ministerio de Hacienda también afirma que 'las carpinterías exteriores' del edificio presentan un mal estado. Al pudrirse 'producen desprendimientos, con el consiguiente peligro en la vía pública'.

El técnico no sólo examinó la estructura del edificio: 'Las instalaciones, también objeto de asistencia técnica, presentan graves problemas de funcionamiento, hasta el punto de colapsarse el sistema de refrigeración para dar servicio al aire acondicionado', explica.

Un portavoz del Ministerio de Hacienda aseguró que aún es pronto para saber si bastará con rehabilitar el edificio o si será necesario demolerlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de julio de 2001