Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La rotura de una tubería deja sin agua una zona de Retiro durante 12 horas

El Canal de Isabel II repartió bolsas de agua a los vecinos afectados

Los operarios del Canal de Isabel II emplearon ayer más de 12 horas en restablecer el suministro de agua a las viviendas de varias calles situadas entre la M-30 y el paseo del Doctor Esquerdo, en el distrito de Retiro. La rotura de una tubería, detectada pasadas las tres de la madrugada de ayer, obligó a los vecinos afectados a utilizar las bolsas de agua potable que el Canal puso a su disposición a lo largo de todo el día. El Canal achaca la avería al aumento de la presión en el conducto a causa del calor.

A las 15.30, los operarios lograron restablecer el suministro de agua, tras cavar una zanja en la confluencia de las calles de Francisco Abril y Arregui y Aruej, cerca del Puente de Vallecas. 'Yo comencé a oír ruidos de máquinas en mitad de la noche y encima luego me dí cuenta de que no había agua', comentaba un vecino enfadado por el incidente. El corte del suministro afectó a dos manzanas de edificios -'más de treinta bloques', según Pedro, vecino del barrio-, aunque fuentes del Canal de Isabel II no supieron precisar el número de calles y viviendas sin suministro.

Al lado de la zanja, el Canal dispuso dos contenedores con bolsas de agua para que los vecinos pudieran cubrir sus necesidades mínimas. 'Por lo menos no me muero de sed, es de agradecer', comentaba una vecina mientras recolectaba en un carrito más de 10 envases.

La avería no obedeció a ningún trabajo en la zona, según aseguraron fuentes del Canal de Isabel II, sino que la causa más probable fueron las altas temperaturas, que hicieron aumentar la presión que el agua ejerce en el conducto. Además, añadió un operario, este tipo de problemas son más frecuentes en verano, ya que 'al haber menos consumo, debido a las vacaciones, hay más agua concentrada en las tuberías'.

Algo similar ocurrió el verano pasado, cuando más de 30.000 vecinos de los municipios de Galapagar, Colmenarejo y Valdemorillo se vieron afectados por la rotura de una tubería.

'Hace catorce años que cambiaron todas las tuberías y el alcantarillado porque hubo una inundación, pero ya estará mal otra vez', recuerda un vecino del inmueble número 5 de la calle de Francisco Abril. A la tubería, de unos 30 centímetros de diámetro, se le tuvo que soldar ayer una pequeña pieza para arreglar la rotura y restablecer la conducción de agua.

Los vecinos de las casas cercanas no se pudieron duchar antes de ir a trabajar, aunque coincidieron en afirmar que la hora del almuerzo era la más conflictiva. 'En un barrio con tantos niños y ancianos, el problema es mucho más grave', se quejaban varios residentes en la zona.

Su preocupación aumentaba con el paso de las horas, por lo que algunos, con evidente impaciencia, se acercaron a ver el avance del trabajo de los operarios. 'Hasta que no lo arreglemos no nos vamos', les aseguró un obrero con ánimo de tranquilizarlos.

Como consecuencia de los trabajos de reparación, las calles situadas entre las de Valderribas y Francisco Abril permanecieron cortadas al tráfico hasta las cuatro de la tarde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de julio de 2001