Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La situación en El Ejido es crítica, según denuncia SOS Racismo

La situación de los inmigrantes magrebíes que trabajan en la zona de El Ejido (Almería) es hoy peor que en marzo de 2000, cuando estalló en dicha localidad una oleada de disturbios racistas, según informó ayer en Sevilla Nuria Vivas, portavoz de SOS Racismo. 'Aquéllo va a explotar otra vez', apostilló Mercedes García, portavoz de la Asociación de Mujeres Progresistas de El Ejido, 'ya que existe un racismo institucional que apoya al racismo social'. Vivas y García hicieron este llamamiento de alerta durante la presentación del informe anual de su organización.

Según García, algunos medios de comunicación locales como la RTI (Radio Televisión Independiente, de Almería) y el Ayuntamiento de El Ejido identifican constantemente inmigración con delincuencia, intentando crear un clima de inseguridad entre los ciudadanos que calificó de ficticio. También indicó que las promesas de los empresarios no se han cumplido y los inmigrantes siguen viviendo hacinados en chabolas o almacenes y en situación precaria. Sus mayores críticas fueron para el alcalde de El Ejido, Juan Enciso, del PP, que en su opinión ' desprecia públicamente a los inmigrantes y el resto de las fuerzas políticas no se atreven a hacer nada contra el racismo porque temen perder votos', dijo García, quien añadió que Enciso ha logrado transmitir 'un estado de psicosis colectiva'. La asociación ha presentado una denuncia contra el alcalde de la localidad por el precinto de su sede.

SOS Racismo ha editado además el volumen El Ejido, racismo y explotación laboral (Icaria 2001) en el que se dan estadísticas detalladas de las denuncias (693 en total) que la organización recogió e interpuso tras los disturbios de 2000. Todas fueron sobreseídas, debido, según Nuria Vivas, a la dificultad para identificar a los agresores, motivada en parte por el miedo a represalias de los inmigrantes y a la situación de clandestinidad de muchos de ellos.

Según la asociación en El Ejido trabajan de manera irregular hasta 40.000 trabajadores en temporada alta de cosechas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de julio de 2001