Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El grupo argentino La Mosca Tsé Tsé edita 'Buenos muchachos', un disco lleno de fusión y romanticismo

Tras vender más de 400.000 copias de su segundo disco, Vísperas de Carnaval, el grupo argentino La Mosca Tsé Tsé regresa a la actualidad discográfica con la edición de Buenos muchachos, producido por el ex tequila y artífice del éxito de La Oreja de Van Gogh o M-Clan Alejo Stivell. Con él, los creadores de Para no verte más tratarán de repetir la jugada que los ha convertido en multivendedores tanto en Argentina como en España, Portugal e Italia.

Guillermo Novellis, nacido en 1960 en Junín, en la provincia de Buenos Aires, es el compositor y líder de este grupo de 10 componentes. Novellis explica que la idea de fusión y mezcla de diferentes ritmos se ha visto potenciada en este disco: 'Esta vez, antes de Alejo, nos atrevimos a hacer una selección más amplia: murga, candombé, cuarteta -que tiene un ritmo parecido al ská-, una cumbia, un corrido mexicano, una balada muy acústica, una muy nostalgiosa con un quinteto de cuerdas, un tema de pop-rock que habíamos descartado nosotros, aunque nos encantaba, pero nos parecía que no era el momento de cambiar tanto. Y también hay un tango'. El primer sencillo, que ya está sonando en las radios, es Te quiero comer la boca y, como la mayor parte de los temas del disco, tiene el amor como motivo central. Es, asimismo, muy característica la manera agridulce de tratar los temas románticos -de amor y desamor- de La Mosca. Guillermo Novellis la explica de un modo bien poético: 'Venimos de un lugar muy pequeño donde las historias de amor son eternas. Cuando uno vive en una localidad que tiene 10.000 habitantes, es imposible no cruzarte con la persona que alguna vez te hizo sufrir por amor lo menos dos o tres veces al mes. Eso tiene cosas malas y buenas'.

Además de Mujer, Para ellas o el tango Me dejaste seco y frito, que giran en torno al amor, otros temas, como Madrid amaneció, están inspirados en la experiencia española vivida por el grupo el año pasado. También la cuestión social se toca en Hoy estoy peor que ayer y Buenos muchachos a ritmo de murga callejera y bulliciosa. La Mosca tiene la esperanza de repetir con ellos el éxito alcanzado y, sobre todo, mantenerse en ese lugar privilegiado. Para ello, España es la piedra angular de su carrera. Pero ni siquiera en estos momentos de gloria olvidan sus orígenes musicales: 'Serrat, Sabina y artistas argentinos como Fito Páez, Charly García, Bersuit Vergarabat, Los Fabulosos Cadillas o Los Piojos'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de julio de 2001