Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL

Directivos afines a Gaspart investigarán los últimos fichajes del Barcelona

El presidente del Barcelona recurre a una firma auditora inglesa para certificar el precio de Petit y Overmars

Sabedor de que su intervención radiofónica del pasado viernes no atemperó la crisis institucional y consciente de que el mensaje del presidente ha perdido calado, Gaspart informó ayer, en una comparecencia que se prolongó durante más de cuatro horas, que creará una comisión investigadora de los fichajes realizados en su primer año de mandato, alguno de ellos bajo sospecha desde que Jesús Pereda acusara a directivos del club de inflar el precio de Geovanni.

El informe será instruido por directivos (el secretario y portavoz de la junta Josep Maria Coronas y el presidente de la comisión jurídica Joan Ignasi Brugueras) y personas vinculadas al club (el síndic del socio Sixte Cambra y el presidente de la comisión económica, Jaume Gil Aluja), de manera que su neutralidad es cuestionada por profesionales igualmente relacionados con el Barça que desean investigar por su cuenta las contrataciones de los jugadores.

'No permitiré que nadie juegue con el presitigio del Barça ni con la honorabilidad de las personas que trabajan en el club', manifestó el presidente azulgrana. 'Dentro de una semana dispondré de un informe con cuanto ha sucedido y, si procede, acudiré hasta la justicia ordinaria. Y si se demuestra lo contrario, también actuaré con toda la contundencia'. Gaspart insistió en que quiere que se hagan 'todas las comprobaciones' para poder 'demostrar que si Geovanni costó lo que costó [18 millones de dólares] fue porque el Cruzeiro exigió este precio'. El presidente del club brasileño, José Perrella de Oliveira, ya se encuentra en Barcelona para ratificar la versión de la directiva azulgrana.

El papel de los agentes

Gaspart, que nunca ha negado que el Barcelona ofreciera en su día una comisión a Pereda por el fichaje de Geovanni, precisó de todas maneras que su intención a partir de ahora es 'negociar directamente con los clubes, sin la participación de intermediarios'. La directiva ya ha desistido de formalizar un contrato con el agente Josep Maria Minguella -'no hará las cosas que haría si tuviera contrato'-, aunque el presidente precisó: 'No renuncio a pedir ayuda puntual a una persona de su experiencia y conocimientos'.

El presidente barcelonista solicitará también un informe a la empresa auditora Price Waterhouse, con sede en Londres, para que detalle la operación de los traspasos de Petit y Overmars del Arsenal al Barcelona, gestionada personalmente por Gaspart y que está siendo investigada por un directivo y por otras personas relacionadas con el club. 'Quiero que se disipen las dudas', enfatizó Gaspart, que precisó que el coste de los fichajes ascendió a 'unos ocho mil millones de pesetas: cinco mil y pico por Overmars y el resto por Petit'. 'Ha sido una desgracia que Petit no se integrara', respondió cuando se le preguntó por las críticas del centrocampista. 'Ha vivido aquí un año pensando que a los franceses no se les trata bien'.

El máximo mandatario del Barça espera que con su intervención se pare la cadena de dimisiones en la junta (siete), encabezada por dos vicepresidentes, Jaume Llauradó y Josep Martínez-Rovira, aunque no se sabe todavía de las intenciones de Joan Castells y Ángel Fernández. 'A Llauradó lo fui a buscar yo y sale por la puerta grande', apuntó Gaspart. 'El caso de Rovira es diferente, porque fue Lluís Bassat quien me pidió que le incorporara a la directiva. Eran dos proyectos diferentes y al final se ha impuesto la coherencia'.

La directiva ha quedado reducida de 85 a 21 miembros después de 'un año de confusión', de acuerdo a la expresión del propio presidente, que espera atemperar la crisis con su intervención de ayer, la reorganización de la junta y profesionalización del club, presidida con el nombramiento de Xavier Pérez Farguell como director general.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de julio de 2001