Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal Superior niega amparo a las mujeres para integrarse hoy en el Alarde

Partidarios de la integración de la mujer tratarán de sumarse al desfile

Las mujeres carecen hoy del amparo de los tribunales para participar como soldados en el Alarde tradicional de San Marcial, que recorrerá las calles de Irún para conmemorar las milicias forales de 1522. El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) acordó ayer no adoptar medidas cautelares mientras se resuelve el recurso interpuesto contra la decisión del alcalde de Irún, Alberto Buen, de autorizar un desfile en el que las mujeres sólo pueden participar como cantineras. Bidasoaldeko Emakumeak y la Plataforma por un único Alarde, colectivos defensores del desfile mixto, acudieron la víspera a la Sala de lo Contencioso-Administrativo del alto tribunal vasco con la esperanza de que dictara una disposición jurídica provisional que les permitiera integrarse hoy en el desfile tradicional, pero se han encontrado con su negativa. El TSJPV no argumenta su fallo, a la espera de dictar resolución 'con plenitud fáctica y jurídica' sobre el acto administrativo.

Los partidarios de que la mujer participe en en el Alarde en igualdad de condiciones que los hombres no parecen dispuestos a aceptar la inhibición cautelar del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. La Ertzaintza se vio obligada a intervenir ayer para impedir que varias decenas de mujeres se integraran en la compañía tradicional del Alarde privado Ama Shantalen, durante la tradicional revista de armas. No se registraron incidentes graves, pero sí forcejeos entre varios hombres que apoyan a los colectivos de mujeres y agentes de la Ertzaintza, así como insultos entre las dos partes enfrentadas que, cuando menos, no presagian tranquilidad para hoy.

Máxime una vez conocido que las partidarias del desfile mixto tratarán de sumarse no sólo al final del desfile, sino en dos de las formaciones ya existentes, pese a la oposición de los organizadores. Estas eran al menos sus intenciones la víspera de que Irún celebre hoy, con un sólo Alarde, su fiesta de San Marcial. Será por primera vez después de tres años, porque desde 1998 los vvecinos de Irún han celebrado dos desfiles separados. La mayoría, en el tradicional, en el que participan 8.000 hombres y sólo 19 mujeres como cantineras; y la minoría en el oficial y mixto, una vez que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco dictó en enero de ese año un auto en el que obligaba al Ayuntamiento a promover las condiciones de igualdad en el desfile público.

Por eso, la decisión adoptada ayer por el TSJPV supone un revés doble a las pretensiones de los partidarios de que la mujer participe en el Alarde en igualdad de condiciones que los hombres. Podían haber disfrutado del acto más significativo de las fiestas de San Marcial si hubiesen aceptado organizar el Alarde oficial. Pero renunciaron y los partidarios del desfile tradicional lo organizaron como un acto privado, con las bendiciones administrativas del Ayuntamiento. Los colectivos de mujeres, que han contado en todo momento con el apoyo del Ararteko y de Emakunde, formularon una propuesta 'de mínimos' para que les aceptaran en otras compañías. Pero quienes defienden que el Alarde debe celebrarse como siempre, como manda la tradición, no la aceptaron. Trataron entonces de conseguir que el alto tribunal vasco suspendiera cautelarmente la autorización otorgada por el alcalde de Irún, Alberto Buen, y condicionara su ejecución a admisión de mujeres en el Alarde. Pero ahora se encuentran con que tampoco los tribunales les arropan en ese empeño.

'No ha lugar', señala la Sala de lo Contenciosos del TSJPV, a la adopción de la medida cautelar solicitada por la vía de protección de derechos fundamentales. El tribunal dictó el auto, notificado sobre las 14.00 horas, después de oír en vista oral a los representantes legales de las partes enfrentadas. Ni Bidasoaldeko Emakumeak ni la Plataforma por un solo Alarde quisieron ayer pronunciarse sobre la decisión judicial, a la espera de 'conocer los fundamentos por los que se ha desestimado la solicitud'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de junio de 2001