Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comisión de la Energía apoya el veto del Gobierno a la francesa EdF

La Comisión Nacional de la Energía (CNE) apoya al Gobierno en su decisión de vetar la presencia en España de la eléctrica estatal francesa Electricité de France (EdF) mientras el país vecino no acceda a ampliar la capacidad de interconexión eléctrica con España (1.000 megawatios en estos momentos) y mantenga su propio mercado eléctrico controlado por un monopolio. Ésta es la principal conclusión contenida en los informes que ha elaborado la CNE sobre las inversiones efectuadas en la compañía española Hidrocantábrico por los grupos Ferroatlántica-EnBW (en esta compañía alemana participa EdF con un 34,5%) y Cajastur-Electricidade de Portugal (EDP).

El informe contiene también una novedad. La CNE no sólo critica la falta de apertura del mercado francés y el escaso interés de Francia por aumentar las interconexiones con España, sino que advierte también de que el mercado eléctrico alemán (sede de EnBW) tampoco está tan liberalizado como parece ya que media docena de grandes empresas controlan el acceso de terceros al negocio. La Comisión avala así con un doble argumento el veto a la compañía germano-gala EnBW en Hidrocantábrico.

Según explicó ayer en conferencia de prensa el presidente de la CNE, Pedro Meroño 'si la situación [con Francia y EdF] es la que hay hoy y no se cambia, el Gobierno tendría argumentos para anular los derechos políticos a EdF [en Hidrocantábrico]'. De hecho, los derechos del grupo Ferroatlántica-EnbW (EdF) en Hidrocantábrico, en la que controlan más de un 60%, se mantienen en suspenso desde hace dos meses en virtud de la disposición adicional introducida en los presupuestos generales de 1999 que prohíbe la entrada en el sector energético español a monopolios extranjeros.

Así las cosas, la CNE se inclina por apoyar la constitución de un mercado hispano-portugués de la electricidad. Cajastur y la portuguesa EDP (30% del Estado luso) controlan un tercio del capital de Hidrocantábrico. Si este grupo llegara a controlar la compañía española, dispondría de un 12% del mercado ibérico de la electricidad, cuota superior a la que ahora mismo tiene Unión Fenosa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de junio de 2001