Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:TORNEO DE WIMBLEDON | TENIS

Ferrero abre su candidatura

El triunfo del valenciano contrasta con las derrotas de Moyà, Robredo, Arantxa y Ruano

Es la primera vez que visita la catedral, pero se mueve por ella como por su casa. Juan Carlos Ferrero ganó ayer su segundo partido sobre hierba y, aunque sólo ha jugado tres -perdió el primero, en 2000-, abrió unas expectativas desconocidas desde los mejores tiempos de Manuel Santana, Arantxa Sánchez y Conchita Martínez. 'Es un español atípico', comentaron algunos espectadores tras su triunfo sobre el australiano Jason Stoltenberg por 7-6 (7-4), 4-6, 6-3, 6-7 (3-7) y 6-3 en tres horas y 22 minutos. Pero no es cierto. Como a los demás, también le gusta más la tierra batida. Simplemente, acreditó el cambio de mentalidad que se ha producido entre los españoles respecto a Wimbledon.

'Pato Clavet me comentó que me harían falta dos o tres años para adaptarme a Wimbledon', dijo Ferrero; 'pero ya ven: me entrené cinco días en hierba sintética, llegué el viernes y estoy ganando'. Sin embargo, Carlos Moyà, que ayer perdió frente al croata Goran Ivanisevic, indicó: 'Desde que vine a Wimbledon por primera vez, en 1996, han cambiado muchas cosas. Aunque nunca he pasado de la segunda ronda, ahora descubrimos que podemos ganar partidos. Ferrero está en la tercera y Robredo llegó a las semifinales en Hertogenbosch. Vamos cogiendo experiencia y algún día llegaremos lejos'.

Lo mejor de Ferrero es su frescura mental. Tras su primera victoria exclamó: 'Qué bien me siento aquí y cómo me gustan estas pistas'. Ayer agregó: 'Si vas adelante, disfrutas de todo. Si te machacan a aces, acabas hasta la coronilla'.

La cuestión es que Ferrero no se agobió al perder su saque cuando servía para el partido en la cuarta manga ni cuando perdió la ventaja de un break que había adquirido en la quinta. Siguió luchando. 'No sirve de nada enfadarse', concluyó.

Esta mentalidad tan positiva no la tuvo ayer Arantxa Sánchez, que, tras su derrota ante Lilia Osterloh, reconoció que le cuesta separar sus problemas personales de su vida tenística.

Tampoco Virginia Ruano, que confesó haber estado muy nerviosa ante la rusa Lina Krasnoroutskaya, a la que entrena la madre de Martina Hingis, y fue víctima de su propio éxito. Tras superar a la suiza el lunes, ayer siguió recibiendo felicitaciones y, casi sin darse cuenta, se encontró ante una buena jugadora cuyo objetivo era batir a quien había batido a la número uno. Al menos, Conchita Martínez ganó.

Resultados de la segunda ronda:

Hombres: Ferrero-Stoltenberg (Austral.): 7-6 (7-4), 4-6, 6-3, 6-7 (3-7) y 6-3. Sargsian (Arm.)-Robredo: 6-2, 6-4, 3-6 y 6-1. Ivanisevic (Cro.)-Moyà: 6-7 (6-8), 6-3, 6-4 y 6-4. Clement (Fra.)-Puentes: 6-3, 6-3 y 6-4. Safin (Rus.)-Nestor (Can.): 7-6 (7-4), 3-6, 1-2 y abandono. Roddick (EE UU)-Johansson (Sue.): 7-6 (7-1), 6-1, 4-6, 7-6 (7-3).

Mujeres: Osterloh (EE UU)-Sánchez: 7-6 (7-4) y 7-5. Martínez-Cacic (EE UU): 7-5 y 6-4. Krasnoroutskaya (Rus.)-Ruano: 6-3 y 7-6 (7-3). Henin (Bél.)-Boogert (Hol.): 5-7, 7-5 y 6-2. Capriati (EE UU)-Schiavone (Italia): 6-3 y 6-1. S. Williams (EE UU)-Rittner (Ale.): 6-4 y 6-0.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de junio de 2001