Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cascos negocia con Francia el tramo Perpiñán-Figueres del AVE

El ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, visitó hace pocos días el Salón Aeronáutico Internacional de Le Bourget, en los alrededores de París, y se entrevistó con el ministro de Transportes francés, el comunista Jean-Claude Gayssot. El encuentro sirvió para preparar la próxima cumbre franco-española de Toulouse del 11 y 12 de julio, momento en que se harán oficiales y públicos algunos de los acuerdos ya adoptados y referidos a cuestiones de infraestructuras en zonas fronterizas. 'Nuestro ideal es que aparezca publicado en el Boletín de la Comunidad Europea, antes del 30 de junio, el concurso internacional para construir el tramo ferroviario de alta velocidad entre Perpiñán y Figueres', explicó el ministro español. 'La fecha límite para que las empresas presenten su candidatura debiera ser el 1 de octubre y luego el calendario ya no tiene más precisiones, excepto la fecha del año 2005 para que la vía pueda entrar en servicio'.

La financiación de la obra aún es objeto de discusiones entre los dos países. 'La ayuda europea correspondiente al reconocimiento de infraestructura transeuropea nos la repartiremos, en un 50% para cada uno, entre Francia y España, pero luego aún no es definitivo lo que debe aportar cada país. Y tampoco hay un acuerdo firme sobre los cánones, es decir, sobre los peajes que tendrán que abonar las compañías ferroviarias que quieran utilizar el trazado'.

Respecto al tramo Nimes-Perpiñán, que no es de alta velocidad ni está aún presupuestado por parte francesa, Álvarez-Cascos se limitó a constatar: 'Las prioridades de nuestros vecinos no son las nuestras. No es lo mismo ser un país central que un país periférico, como nosotros. Francia tiene sus proyectos internacionales, de conexión con Alemania o el ambiciosísimo túnel que ha de unir Lyón y Turín. Nuestras urgencias son mayores que las suyas, pero no podemos dejarnos condicionar. Por ejemplo, nosotros, a partir de este año, vamos a empezar a trabajar en la alta velocidad vasca, en la Y vasca, el trazado Vitoria-Bilbao-Irún, y lo hacemos al margen de que la línea de alta velocidad francesa llegue hasta Hendaya'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de junio de 2001