Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

'Los masones son un 'lobby' de poder y los rotarios, de servicio a la humanidad'

El próximo viernes se unirán el Rotary Club Valencia-Sol y el Rotary Club de Valencia y le impondrán el collar de presidente a Carlos Bento, un arquitecto de cuyo lápiz han salido importantes proyectos. El edificio que hizo, junto a Carlos Ferrater y Jaime Sanahuja, para la sede del Impiva de Castellón ha sido una de las construcciones valencianas más premiadas al obtener numerosos galardones y ser finalista del premio Mies van der Rohe de la Unión Europea. Carlos Bento tiene 51 años, un hijo de 20 y una hija de cinco, nacida en la república caucásica de Georgia y recientemente adoptada.

Pregunta. ¿Qué es un club rotario?

Respuesta. Es un grupo de profesionales y empresarios que se reúnen semanalmente para cultivar la amistad entre ellos, defienden elevadas normas de ética en su vida personal y profesional y contribuyen con sus acciones de servicio al desarrollo de la tolerancia la buena voluntad y la paz en el mundo.

P. ¿Qué edificio salvaría de un diluvio universal?R. La Mezquita de Córdoba y la Finca Roja de Valencia.

P. ¿En qué se diferencia de una logia masónica?

R. La masonería es una sociedad secreta y los rotarios queremos que se nos conozca y se conozca lo que hacemos. Los masones son un lobby de poder, y nosotros de servicio a la humanidad. La masonería me resulta algo trasnochada. Rotary-Internacional agrupa a 1.250.000 rotarios, cuenta con 30.000 clubes en 160 países, tiene representantes en todas las Organizaciones Internacionales: (ONU, OEA, OUA, OMS, etc.) y la Fundación Rotaria contribuye con su programa Polio Plus desde 1980, con Unicef, para la erradicación de la poliomielitis en el mundo.

P. ¿Pero todos los rotarios no son masones?

R. Sí, todos, con rabo y cuernos.

P. ¿Usted es masón?

R. No.

P. En cualquier caso, la arquitectura es la profesión más masónica.

R. Eso era cuando las catedrales eran blancas.

P. Ahora Santiago Calatrava también hace blancas catedrales.

R. Calatrava utiliza siempre un enorme y carísimo esqueleto de aire catedralicio sea para un museo, para la terminal de un aeropuerto o para una estación, le vale para todo.

P. El Rotary Club de Valencia regaló a la ciudad una escultura, de dudoso gusto, que preside el Llano del Real. ¿Qué culpa tiene el ciudadano?

R. También regalamos la escultura de Jaime I obra de Antonio Sacramento que está en la plaza de Zaragoza y un busto del Maestro Rodrigo que está en el vestíbulo del Palau de la Música, obra de Vicente Ferrán, rotario y autor de la escultura de la Llama Rotaria del Llano del Real, que tan poco parece gustarle.

P. ¿Usted que es ilustrado y moderno no la sustituiría por algo un poco mejor?

R. Veré si tengo ocasión en mi año de presidencia. Por el momento tengo otras prioridades.

P. ¿Cuáles?

R. En el próximo año 2002 se celebra, por primera vez en España, la 93ª Convención Mundial de Rotary Internacional y se espera la visita de cerca de 40.000 rotarios de todo el mundo. Los rotarios valencianos ya estamos trabajando para dar a conocer a nuestros compañeros la ciudad de Valencia y nuestra comunidad.

P. Después de la campaña contra el teatro romano de Sagunto la que sufrió usted con el edificio de investigación del Jardín Botánico fue la más fuerte que ha padecido un arquitecto valenciano.

R. Nos vimos involucrados en la polémica sobre el solar de Jesuitas y lo pasé mal porque temía que el edificio, en cuyo proyecto estábamos trabajando más de diez años, no se llegara a construir. Sin embargo, triunfó la cordura, el edificio ya está un año funcionando y los argumentos de los que lo criticaban se han desvanecido. Se ha recuperado un espacio científico y cultural muy importante para el barrio y para la ciudad.

P. Ahora le acusan de destruir el entorno de la iglesia de Santa Catalina con un edificio de cristal.

R. Los ataques provienen del mismo lugar, pero en este caso el edificio está a punto de inaugurarse. Esperen un poco y luego pasen y véanlo. El efecto sobre el entorno de Santa Catalina, también podrá palparse en breve, y creo que no será catastrófico sino muy positivo.

P. ¿Si usted fuera el gran arquitecto del universo sobre qué edificio lanzaría su rayo justiciero?

R. No me veo en ese papel, ni me gusta lo del rayo justiciero. Creo que la peor arquitectura que se hace hoy en Valencia, es la de esos enormes bloques de viviendas, que proliferan en el entorno de los edificios emblemáticos como el Museo de la Ciencia o el Palacio de Congresos y que revelan lucrativas operaciones urbanísticas, que se intentan justificar como necesarias para la creación de esos importantes equipamientos.

P. ¿Y cuál salvaría de un diluvio universal?

R. La Mezquita de Córdoba con su catedral cristiana incrustada y de Valencia, la Finca Roja.

P. ¿Se siente divinamente?

R. Divinamente sí, pero nada divino ¿eh?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de junio de 2001