El atletismo español afronta el reto de seguir en la élite europea

La selección española de atletismo afronta este fin de semana, en Bremen (Alemania), el reto de mantenerse en la primera categoría de la Copa de Europa, a la que ascendió el año pasado en Oslo. Así, luchará por eludir una de las dos últimas plazas, las del descenso. Sus rivales van a ser Polonia y Grecia, los otros dos equipos más flojos de los ocho participantes. Los cinco restantes son Alemania, Francia, el Reino Unido, Italia y Rusia.

Las pruebas en las que España deberá arrancar los puntos que le permitan mantenerse en la élite son el lanzamiento del peso, con Manuel Martínez; el salto de longitud, con Yago Lamela, y las carreras de los 400 metros, con David Canal; los 1.500, con José Antonio Redolat, y los 5.000, con Alberto García.

Más información

'Deberíamos luchar incluso por la cuarta o la quinta posición', declaró ayer un optimista José María Odriozola, el presidente de la Federación. Martínez, que debuta como capitán de la representación, se mostró más prudente y advirtió: 'A veces, por el exceso de ganas, rendimos peor en la alta competición'.

El título, en teoría, se lo disputarán Alemania, la selección anfitriona, y el Reino Unido. Los británicos se impusieron en la anterior edición, que se disputó en su estadio de Gateshead.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de junio de 2001.

Lo más visto en...

Top 50