Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El TSJ suspende cautelarmente la construcción del palacio de congresos en el monte Benacantil

Alperi dice que recurrirá en súplica el auto y la oposición pide al alcalde de Alicante que dimita

Por un ajustado resultado de tres votos a dos entre los magistrados de la Sección Tercera que preside José María Zaragoza, la Sala del TSJ ha ordenado la suspensión cautelar del proyecto de ejecución del palacio de congresos en una de las laderas del monte Benacantil de Alicante, la obra insignia del alcalde Luis Díaz Alperi que fue aprobado por el gobierno local el pasado 24 de enero. El TSJ resuelve así la petición de suspensión formulada por los dos grupos de la oposición municipal, Socialista y Esquerra Unida. El acuerdo no es firme y frente a él cabe un recurso de súplica que según anunció ayer Díaz Alperi se presentará antes de los cinco días de plazo que concede del tribunal. La oposición, por su parte, pidió la dimisión del alcalde.

El TSJ argumenta la paralización del proyecto porque 'existen datos e incertidumbres, a tenor de los que el valor de los daños que en el interés público a la protección del patrimonio cultural de la ciudad de Alicante puede causar la construcción de un palacio de congresos en el monte Benacantil, tienen mayor relevancia que aquellos que se van a generar a los intereses públicos urbanísticos'.

La proximidad del lugar donde se ha proyectado el palacio con el castillo de Santa Bárbara, monumento declarado Bien de Interés Cultural (BIC), ha sido determinante en la decisión del alto tribunal. Según la ley valenciana de patrimonio todos los BIC deben acotar una zona de protección, pero, según el TSJ, el castillo 'carece de la precisa delimitación administrativa de su entorno'. A juicio del tribunal, el castillo de Santa Bárbara y el monte Benacantil tienen una 'ligazón indisoluble'. Además, argumenta que el palacio va a generar un 'importante impacto paisajístico en el entorno'.

El alcalde de Alicante, Luis Díaz Alperi, anunció ayer que el Ayuntamiento de la ciudad recurrirá la decisión del alto tribunal de suspender de forma cautelar del proyecto de ejecución del palacio de congresos en el Benacantil. Díaz Alperi, que tras una anterior suspensión cautelar de su proyecto insignia dictada por el TSJ llegó a pedir a los magistrados que 'se dedicaran a otra cosa', fue ayer más prudente y consideró que la decisión judicial es 'hasta cierto punto lógica hasta que [los magistrados] entren al fondo de la cuestión', ya que 'pueden entender que no deben empezarse las obras' hasta que no estudien la legalidad del emplazamiento.

El alcalde se escudó en que la decisión del TSJ es cautelar para sortear su responsabilidad en el proyecto paralizado por los jueces. No obstante, el primer edil alicantino aseveró esta vez que respeta 'todas las decisiones judiciales', y expresó su preocupación por el tiempo que pueda tardarse en 'entrar en el fondo de la cuestión' sobre la legalidad de la ubicación en la ladera del monte Benacantil. 'Espero que entren [los magistrados] lo más rápidamente posible' para que el proyecto de construcción del palacio 'no se retrase'.

De momento, Luis Díaz Alperi no buscará alternativas para ubicar la dotación, porque un cambio supondría modificar un proyecto que no es 'viable' en otra zona de la ciudad.

El portavoz socialista en el Consistorio alicantino, José Antonio Pina, pidió ayer al alcalde que desista de su empecinamiento y busque con la máxima urgencia un nuevo emplazamiento para su proyecto insignia. Si no lo hace 'tendrá que dimitir', aseveró Pina.

El secretario local del PSPV, Ángel Franco, manifestó su satisfacción por la decisión judicial. 'Lo que se ha producido es una defensa de lo público frente a intereses particulares, y también es un llamamiento al PP para que cambie de actitud en el debate del Plan General de Ordenación Urbana PGOU', actualmente en revisión, dijo Franco.

Para el portavoz del Foro por Alicante, Enrique Cerdán Tato, la resolución del TSJ 'ha sido un éxito' de todos los alicantinos que públicamente han manifestado su rechazo al proyecto. Ahora espera que el alcalde consensúe con la ciudadanía una nueva ubicación que respete las señas de identidad de Alicante.

Camino Remiro, portavoz de Esquerra Unida en el Ayuntamiento de Alicante, mostró su apoyo a todos los colectivos que se han manifestado contrarios a que el edificio se construya en el Benacantil. 'Ahora los tribunales nos dan la razón, y se demuestra que es una cabezonería del alcalde este emplazamiento', declaró. Remiro recordó que EU, desde 1997, mantiene una posición contraria a este proyecto.

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad tiene pendiente de revolver otros dos recursos contenciosos contra la construcción del palacio en el emblemático monte alicantino interpuestos por la plataforma cívica Salvem el Benacantil y por el doctor en Arquitectura Manuel Ayús i Rubio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de junio de 2001