Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición y el PP imponen a Vilajoana un cambio de rumbo en la política de promoción teatral y musical

Los tres grupos parlamentarios de la oposición de izquierdas y el del PP sumaron ayer sus votos en el Parlament para imponer al Gobierno catalán un cambio de rumbo en su política en materia de teatro y música. Esta coincidencia hizo que prosperaran dos proposiciones no de ley que obligan al Departamento de Cultura a incrementar en un 50% los presupuestos dedicados a promover el teatro y la música.

El PP se permitió echar una cana al aire en el Parlament, pese a que el martes la cúpula de los conservadores y la de CiU reafirmaran su acuerdo de apoyo mutuo. Y lo hizo a costa, cómo no, del consejero de Cultura, Jordi Vilajoana, uno de los que a menudo reciben cornadas no sólo de la oposición, sino también de sus aliados.

Vilajoana tiene desde ayer nuevas prioridades presupuestarias y políticas en materia de teatro y de música. La primera de las proposiciones aprobadas le obliga a crear una mesa de trabajo con los representantes del sector teatral, a incrementar en un 50% las ayudas económicas a las producciones de teatro no dependientes de la Administración, destinar 50 millones de pesetas a impulsar las giras de las producciones teatrales por Cataluña, España y los circuitos internacionales; destinar otros 50 millones a ayudas para las salas alternativas e incrementar en la dotación presupuestaria destinada al Teatre Lliure para atender a la puesta en marcha del nuevo teatro del Palau de l'Agricultura. Para el año 2001 esta dotación debe ser de 200 millones. y de 250 para el año 2002.

El acuerdo incluye también la elaboración, 'de acuerdo con el sector teatral', de un plan global que defina el funcionamiento y la interrelación del Teatre Nacional de Catalunya y el Teatre Lliure.

En materia de música, Vilajoana tendrá que incrementar también en un 50% las partidas destinadas a promoción. Entre otros aspectos, el acuerdo le obliga a redactar en el plazo de seis meses un plan estratégico que incluya un contrato programa para el sector, impulsar una línea de ayuda específica para las discográficas en apoyo de los músicos catalanes, mejorar el marco fiscal para los músicos y redefinir el marco de la enseñanza musical.

El diputado del PP Francesc Vendrell se cuidó de precisar que esta votación de su grupo parlamentario no tiene otro alcance que el estricto contenido de lo votado. El socialista Josep Maria Carbonell, el republicano Josep Bargalló y Dolors Comas, de Iniciativa-Verds, destacaron lo de correctivo que tenía el acuerdo para la actuación del Gobierno en esta materia. 'Es una enmienda a la totalidad', dijo Comas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de junio de 2001