Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valentí Puig publica un dietario de los 100 primeros días del milenio

Valentí Puig (Palma de Mallorca, 1950) acaba de publicar Cien días del milenio (en catalán, Edicions 62; en castellano, Península), un dietario de los 100 primeros días del año 2001 en el que expone sus ideas y sus lecturas, comenta sus encuentros con gente del mundillo cultural y político y expresa sus opiniones sobre la actualidad política nacional e internacional.

El periodista José Martí Gómez, que presentó ayer el libro, lo calificó como 'una obra que se inscribe en la larga tradición de la cultura europea, que incluye aforismos en la línea de Cioran y páginas que recuerdan los dietarios de Marià Manent'.

Novelista, poeta y periodista, Puig se declara 'conservador' y reflexiona a menudo en su libro sobre periodismo y literatura. Tras calificar, ya en la primera línea del libro, al siglo XX como 'lleno de tragedias racionalistas', añade: 'Bastaría con que el nuevo siglo pudiera ser un poco más razonable'. Y, ya en el terreno del periodismo, acude al pragmatismo para escribir: 'Será un buen siglo para el periodismo si somos capaces de explicar con claridad y precisión las cosas que pasan'.

Para aclarar la acusación de 'pesimista' que le lanzó Martí Gómez, Puig manifestó: 'Después del gulag y del holocausto, ser optimista respecto a la naturaleza humana es una ingenuidad'. 'Está claro que las utopías no han funcionado', añadió, 'y lo que queda son conservadores de derecha y conservadores de izquierda'.

Políticos actuales

En su dietario, Puig habla de algunos políticos actuales, como Jordi Pujol, Artur Mas, Pasqual Maragall y José María Aznar. De Pujol describe su costumbre de tomar del brazo a la gente en medio de una reunión y avanzar por el Pati dels Tarongers como si hiciera una gran confidencia, cuando en realidad sólo farfulla cosas intrascendentes. 'Al final, tienes la sensación de que sólo has hecho de acomodador', aclara Puig, 'pero es una buena táctica de un buen político, ya que todos están pendientes de él e imaginan que está hablando de cosas muy importantes'.

Devoto de Josep Pla, en este dietario Puig extiende su admiración a Joan Maragall. 'Creo que hemos sido injustos con él', opinó, 'ya que se le ha limitado sólo a la poesía cuando era un excelente articulista. En mi opinión, Maragall es la persona más completa que ha tenido la cultura catalana. Tenía la sociedad catalana en la cabeza y era un gran conservador'.

Puig, que escribe un dietario desde 1968, del que ya ha publicado extensos fragmentos, comentó: 'Las ideas políticas sólo administran el 5% de nuestras vidas, por lo que es necesario hablar también de otros aspectos'.

Cuando se le preguntó si Aznar habló en catalán o en castellano en la cena que tuvo con él y con otros periodistas en Barcelona a principios de este año, Puig recurrió a la ironía: 'Aznar siempre habla por señas, como los sioux'. Ya más serio, añadió: 'Aunque me consta que lee en catalán y que está muy interesado por la relación que su abuelo tuvo con Pla'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de junio de 2001