COMUNICACIÓN

La cadena Radio España anuncia el recorte del 81% de la plantilla

La empresa argumenta 'grandes pérdidas acumuladas'

La crisis por la que atraviesa Radio España se produce pocos meses después de que se rompieran las negociaciones con Onda Cero para intentar alcanzar una alianza entre ambas empresas. Fuentes de la cadena de Telefónica Media aseguraron ayer no tener 'nada que ver' en el plan de reconversión de Radio España y aseguraron que en la actualidad no hay conversaciones abiertas.

Tampoco llegaron a buen término los contactos mantenidos con la Cope. En ambos casos, el principal obstáculo se planteó a la hora de asumir el pasivo del grupo, de varios miles de millones de pesetas, según diversas fuentes. Ni la cadena de Telefónica ni la de la Conferencia Episcopal estaban dispuestas a asumir los números rojos.

Una de las posibilidades que ahora baraja el grupo de emisoras (17 propias y media docena asociadas) es asumir la programación local y entregar la explotación de la programación en cadena a un externo.

Durante la etapa negociadora, Onda Cero estaba interesada no tanto en la compra de la cadena como en la incorporación de algunas emisoras de Radio España a su red de cobertura. Y en especial, las frecuencias de Barcelona y de Madrid. Esta última era la que más interés despertaba, ya que emite en onda media.

Las dificultades económicas por las que atraviesa Radio España y las drásticas medidas diseñadas por los socios para atajar las deudas han conducido al presidente de la compañía, José Antonio Sánchez, a anunciar su dimisión. El consejero delegado de la entidad, Ramón Mateu, convocó el pasado martes a los representantes de los trabajadores para comunicarles la inminente puesta en marcha de un plan de viabilidad.

La portavoz del comité de empresa, Rosa Quintana, explicó que las primeras medidas anunciadas pasan por la reducción del 81% de la plantilla (compuesta por 208 trabajadores) y el cierre de la emisora de Sevilla, envuelta en un conflicto jurídico con la Junta de Andalucía por la legalidad de la frecuencia. El comité de empresa espera conocer en su integridad dicho plan para comenzar el próximo lunes las negociaciones.

Mientras tanto, la empresa ha expresado su voluntad de que el nuevo modelo de radio aprobado por el consejo de administración se lleve a cabo con 'el menor traumatismo posible', según recalcó un portavoz de Radio España. 'Antes de cerrar un expediente de regulación de empleo se pretende hablar con los representantes de los trabajadores para buscar la mejor salida posible'. Dicho portavoz especificó que el número de trabajadores afectados 'no está cerrado'.

Algunos profesionales se dan ya por 'excluidos' del nuevo proyecto musical. Es el caso de Antonio Jiménez, que dirige y presenta el magazine matinal, quien ha comenzado ya las negociaciones para su salida. Pese a todo, afirma que seguirá al frente de su espacio 'hasta que la empresa diga lo contrario'.

El consejo de administración de Radio España acordó el pasado febrero una ampliación de capital por un importe de 1.250 millones de pesetas. Esta operación se presentó como el primer paso de un proceso de 'expansión y fortalecimiento del grupo'. El actual accionariado está compuesto por la editorial Planeta (35%), la tabaquera Altadis (25%), la constructora Guadalmedina (20%), el Diario de Burgos (10%), e Inversiones Cañete (10%).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS