Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El grupo socialista jiennense da por cerrada su crisis más prolongada

Cinco dimisiones y el paso de tres portavoces, balance de dos años

Tomás Ortiz y Mariano Linares renunciaron en el último pleno a sus actas de concejales. Ambos eran los dos últimos ediles que representaban al sector de Juan Torres, vencedor de las primarias y primer portavoz del grupo. Esta renuncia es el punto de inflexión que los socialistas de la capital se marcan para emprender una nueva etapa.

'El cambio ya está en marcha, y hemos empezado por ordenar nuestra casa por dentro', afirma el secretario general de la agrupación socialista de Jaén, Antonio Manuel Foche, al que el sector oficialista que controla en la provincia Gaspar Zarrías encomendó la tarea de pacificación del partido en la capital, primero al frente de una comisión gestora y desde el pasado mes de diciembre liderando con el 95% de apoyos la agrupación jiennense.

Foche se marcó como primer objetivo acabar con la autooposición. 'Las discrepancias son buenas y saludables, pero siempre y cuando se hagan dentro de los órganos internos del partido y no en los medios de comunicación', explica el dirigente de la agrupación socialista jiennense, para quien la normalización del grupo municipal del Ayuntamiento se ha formalizado ahora, pero comenzó el pasado mes de septiembre, cuando se inició el expediente de expulsión de los últimos vestigios del torrismo, seguidores de Juan Torres.

El primer derrotado del pulso ganado por los seguidores de Zarrías fue precisamente Juan Torres, sorprendente ganador de unas primarias que el aparato del partido había concebido para llevar hasta la alcaldía jiennense al oficialista Marcos Gutiérrez Melgarejo, actual presidente del Consejo Económico y Social de Jaén. El segundo portavoz en discordia fue Juan Carlos Higueras, que duró seis meses en el puesto y que se fue denunciando el desamparo del partido tras denunciar el PP un pucherazo en las alegaciones a los presupuestos municipales de 2000. El PP reveló que los socialistas habían utilizado a personas fallecidas y otras no domiciliadas en Jaén en el pliego de firmas.

A Higueras lo sustituyó como portavoz Manuel López, que ni siquiera estaba en la foto de familia del grupo socialista a principios de mandato. López entró sustituyendo a Juan Torres y, en pocos meses, se hizo el hombre fuerte del partido en el Ayuntamiento. A Manuel López no le tembló la mano para descabezar el pacto de no agresión suscrito entre oficialistas y torristas (avalado por Zarrías y Luis Pizarro, secretario de Organización regional), aunque ello implicara que se reprodujera el último capítulo de este ciclo de turbulencias: la salida del Ayuntamiento de hasta cinco ediles socialistas, cuatro de ellos del sector torrista.

Y el actual portavoz fue también el que abrió una nueva etapa de dura confrontación con el gobierno local del PP, primero llevando hasta la Cámara de Cuentas el agujero contable en la Universidad Popular de Jaén y, más tarde, destapando el caso Bariloche, que tiene en el punto de mira los turbios negocios del concejal de Urbanismo, Miguel Segovia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de junio de 2001