Oristrell disecciona la profesión de actor en una sólida comedia coral

Homenaje a José Luis López Vázquez en el Festival de Cine de Málaga

La jornada se cerró con un emotivo homenaje, conducido por Javier Gurruchaga, a uno de los actores más veteranos del cine español: José Luis López Vázquez, objeto este año de una amplia retrospectiva.

Tiene Sin vergüenza similar apariencia a la anterior película de Oristrell, Novios, es decir, una historia plural, centrada en una profesora de interpretación (Forqué) que se reencontrará un tanto rocambolescamente con un viejo amor, convertido en irascible cineasta (Giménez Cacho), y trufada con las vivencias de varios de los alumnos de su reputada escuela. Como mandan los rigurosos cánones del género, hay aquí unos espléndidos, ingeniosos diálogos, servidos por personajes contradictorios e incluso patéticos, que en sus múltiples evoluciones, tejen una trama permanentemente recorrida por un desasosegante sentido del humor.

Más información

Disección afectuosa pero nada enaltecedora de la profesión del actor, la película es un inteligente catálogo de las situaciones y giros sorpresivos, e incluso dramáticos, que hicieron grande al más popular de los géneros clásicos, y sirve fundamentalmente para dos cosas: una, para confirmar los progresos como narrador de este singular profesional metido desde hace cuatro años a director; otra, para convertirla en seria aspirante a los premios del palmarés, que conoceremos la próxima semana.

Miedo a los actores

A pesar de despachar en la película el temperamento del actor con ácidas reconvenciones, Joaquín Oristrell admitió en rueda de prensa que 'somos los directores los que, en general, les tenemos miedo a los actores; ésta no es una profesión de mirarse el ombligo. Si acaso, de buscar algo de reconocimiento. Porque si hay una profesión maltratada en el cine español, ésa es la de guionista', reconoció.

La réplica a las opiniones del director la dio uno de los protagonistas, Giménez Cacho, al asegurar que Oristrell había tratado al joven elenco 'como un papá al enseñarles que la vida no es lo que parece ser, sino justamente lo contrario'.

Congreso

En otro orden de cosas, ayer también se clausuró el I Congreso de Cine Documental Español e Iberoamericano y la Feria Mercadoc, dos de las más innovadoras propuestas del festival para la presente edición. El congreso reunió, en dos días de apretadas sesiones de trabajo, no sólo a las principales productoras independientes del sector, a directores o docentes universitarios, sino también a todas las cadenas televisivas españolas que programan documentales, además de una nutrida representación latinoamericana. Por su parte, la Feria Mercadoc logró un sorprendente volumen de operaciones, fundamental, según el responsable de la sección documental, Moisés Salama, para ayudar a consolidar los difíciles caminos que este tipo de cine debe recorrer hasta su llegada a salas o pequeñas pantallas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 02 de junio de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50