La normativa urbanística obliga a que el Ciemat se convierta en centro universitario

El PP rechaza la propuesta de IU de elaborar un plan de emergencia integral sobre el centro

'No estamos planteando una actividad nueva; en algún sitio hay que guardar los bidones de residuos en espera de que salgan hacia Córdoba. Y aquéllos que no puedan salir habrá que almacenarlos hasta que se busque una solución', explica Miguel Ángel Sánchez de Mora, director de seguridad del Ciemat.

En ocasiones anteriores, el centro ha evacuado los residuos líquidos radiactivos a instalaciones acondicionadas para ese fin en Bélgica y Francia. 'Hace algo más de un año se fletó un jumbo a Estados Unidos con fuentes de radio, pero la legislación española establece que, cuando los residuos salen de desmantelar el reactor nuclear, se tiene que quedar con ellos el productor; es decir, nosotros', subraya el portavoz del Ciemat. Además de desmantelar ese reactor y la piscina donde se ubica, el plan de reforma del centro (PIMIC) prevé concentrar en una isla nuclear todas las instalaciones donde se manipulen sustancias de ese tipo.

Pero los problemas de la reforma del Ciemat no se reducen al almacenamiento de residuos. La Gerencia Municipal de Urbanismo señala también al centro de investigación que las obras de actualización de sus instalaciones incumplen el Plan Especial de Ordenación de la Ciudad Universitaria, aprobado por el pleno municipal en julio de 2000, así como la declaración de Bien de Interés Cultural que realizó el Gobierno regional para proteger esa zona.

El plan especial, al que en su día el Ciemat presentó alegaciones, califica de 'servicios de la Administración' el uso de la parcela donde se ubica ese organismo del Ministerio de Ciencia y Tecnología. El Ayuntamiento considera además que tanto 'los edificios como las instalaciones deben revertir para usos exclusivamente universitarios' en el momento en que la actividad actual del Ciemat tenga que desplazarse por causas intrínsecas, 'normalmente de seguridad o necesidades de ampliación mayores de las previstas en el planeamiento'.

'Esto queda justificado por el contrasentido que supone permitir la perpetuación en el tiempo de actividades ajenas al mundo universitario, y posibilitaría la ampliación de las actividades docentes sin necesidad de recurrir a mayores edificabilidades', destaca el informe de Urbanismo. 'No parece ocioso destacar que en el mismo sentido se pronuncia la Comunidad en el decreto de declaración de Bien de Interés Cultural de la Ciudad Universitaria', concluyen los técnicos.

En contraste con esas regulaciones que han establecido tanto el Ayuntamiento como el Gobierno regional sobre el recinto universitario, el Ciemat no prevé que sus instalaciones vayan a reconvertirse en centros docentes de la universidad. Muy al contrario, el PIMIC supone un aumento de edificabilidad mayor del que permite el plan especial municipal. Por ese motivo, la Gerencia Municipal de Urbanismo va a denegar una segunda licencia de obras al Ciemat. El plan especial concede a la parcela una edificabilidad de 8.165 metros cuadrados sobre la que ya tiene, pero la licencia que han pedido para reformar un edificio de laboratorios supera en 144 metros cuadrados esa edificabilidad. 'Les hemos pedido que lo modifiquen, pero no han hecho otra propuesta que se ajuste a lo establecido, y en los próximos días se negará la licencia', explican desde Urbanismo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por su parte, el portavoz del Ciemat señala: 'Nos han hecho tres requerimientos, y hace unos dos meses que contestamos al tercero. Esos metros cuadrados se han justificado como una compensación de otras zonas que se van a eliminar'.

Con respecto a los problemas que plantea el plan especial para que ese organismo permanezca en la Ciudad Universitaria, Sánchez de Mora recordó que el Ciemat anunció en su día que iba a presentar un recurso en los tribunales contra el plan especial. 'Está pendiente de que el Ayuntamiento remita al Tribunal Superior de Justicia de Madrid el expediente del plan. Nunca hemos aceptado el planteamiento que se hace en él', precisa.

'Dislate'

Tanto los vecinos de la zona como los grupos de la oposición municipal se han mostrado alarmados y han exigido que en el Ciemat no quede ningún bidón con material contaminado. Pero ayer mismo el gobierno municipal, del PP, rechazó en el pleno una proposición de IU para que se elabore un plan de emergencia integral y se acometa la reforma del Ciemat con la colaboración de los vecinos de la Dehesa de la Villa y los ecologistas.

'Es un dislate; la descoordinación en el gobierno municipal no puede llegar a más. El concejal de Medio Ambiente, Adriano García-Loygorri, reconoce que no hay un plan integral de seguridad, y se niega a que se elabore argumentando que el Ciemat tiene planes para cada edificio; pero, al tiempo, Urbanismo impide que se cree un almacén por la peligrosidad que implica. El PP ha ocultado información al pleno', afirmó Inés Sabanés, portavoz de IU.

Antonio Ortiz, portavoz de la coordinadora de la Dehesa de la Villa, señaló por su parte que 'el Ayuntamiento debería imponer la legalidad para que se traslade el Ciemat a más de dos kilómetros de un núcleo urbano'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS