LA CRISIS DE ORIENTE PRÓXIMO

Encarcelados 9 sospechosos de la tragedia de la sala de fiestas

La policía israelí continuó ayer interrogando a presuntos involucrados en el desastre de la sala de fiestas Versalles, en Jerusalén, que causó la muerte de 23 personas el pasado jueves. Nueve personas permanecen en prisión preventiva desde el pasado sábado. Siete de ellas, sospechosas de homicidio sin premeditación, seguirán encarceladas durante cinco días, según informó la radio pública israelí.

Entre los detenidos están los cuatro dueños del inmueble, el inventor del sistema pal-cal -empleado en la construcción del edificio-, el ingeniero y el contratista de la obra. El método pal-cal, que consiste en montar láminas de aluminio sobre vigas, formando múltiples rejillas, fue prohibido en 1996 por las autoridades israelíes.

Más información

Otras dos personas relacionadas con el caso y que fueron detenidas por obstrucción a la justicia permanecerán en prisión preventiva durante tres días. La policía interrogó ayer a más personas presuntamente involucradas en el desastre y anunció que es posible que exista algún tipo de corrupción en relación con las licencias de obras en el edificio.

En una muestra de consenso sin precedentes en Israel, el primer ministro, Ariel Sharon; el presidente Moshé Katsav; el fiscal general, Eliakim Rubinstein, y el jefe de la oposición y líder del bloque pacifista Meretz, Yosi Sarid, acordaron crear una comisión pública para investigar las causas del siniestro.

La catástrofe sucedió el jueves por la noche, cuando se derrumbaron tres plantas de la sala de fiestas, en cuyo piso superior se celebraba una boda con 650 invitados. La hipótesis más aceptada hasta el momento es que el origen de la tragedia fueron las cuatro columnas que el propietario de la sala retiró del segundo piso hace pocas semanas para ampliar el aforo del salón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 27 de mayo de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50