Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SITUACIÓN EN EL PAÍS VASCO

El partido de Arzalluz teme que ETA pase al ataque contra sus cargos electos locales

'Nos van a dar un verano horrible', afirma un miembro de la Ejecutiva del PNV. Según su análisis, ETA quiere a la vez seguir sacudiendo a la sociedad vasca, paralizar a EH y entorpecer la recomposición de las relaciones políticas, tanto las institucionales entre el Ejecutivo de Vitoria y el Gobierno de la nación como las que pueden acercar a socialistas y nacionalistas. El PNV calcula que además de insistir en sus objetivos conocidos, ETA puede iniciar un ataque directo contra ese partido; y no sólo contra su cúpula o los militantes 'críticos' con el Pacto de Lizarra sino contra sus bases, como ya ha hecho con los otros partidos, con los periodistas y con la Ertzaintza.

'El vuelco electoral en algunos feudos de EH, sobre todo en Guipúzcoa, lo están viviendo muy mal', aseguran fuentes del PNV, que citan localidades, como Mondragón, en las que el 13-M invirtió en beneficio de la coalición nacionalista los resultados tradicionalmente favorables a HB. Y temen que una ETA 'rabiosa' por los votos arrebatados a EH descargue su venganza en los cargos electos locales del PNV, algunos de ellos víctimas ya de amenazas y agresiones. El PNV ha alertado a sus cuadros y bases para que estén vigilantes.

Según ese partido, el objetivo de ETA en el resto de España será preferentemente el PP, e incluso no descarta que intente una masacre con coche-bomba para poner en aprietos al Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de mayo de 2001