Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Segunda División | FÚTBOL

Gritos de 'mercenarios' a los jugadores de ambos equipos

El partido acabó de mala manera en Lleida, con algunos gritos de 'mercenarios' dirigidos a los jugadores de uno y otro equipo. La tensión que se vivió en una parte de la grada, más poblada que nunca (6.000 aficionados, y una recaudación de 10 millones de pesetas, la más alta del curso), se trasladó a la salida de los vestuarios. La hinchada rojiblanca, tan numerosa como la del Lleida, se mostró especialmente dolida por la actuación de los jugadores de ambos clubes, y algunos seguidores de la entidad catalana expresaron sus quejas, por entender que si los jugadores de su equipo se hubieran empleado siempre de la misma forma que lo hicieron ayer no habrían descendido de categoría.

El clima era tan cargante que incluso el portero Carles Busquets tuvo que salir protegido por las fuerzas de seguridad ante las amenazas de un grupo de hinchas radicales, informó Catalunya Ràdio. En el Lleida, sin embargo, nadie quiso responder cuando se preguntó a los futbolistas y al entrenador sobre la posibilidad de haber sido primados por un tercer equipo. 'No tenemos nada que decir. Ha sido un partido más y nos sentimos orgullosos del empate', coincidieron los jugadores. Y Quique Hernández, el entrenador, argumentó: 'Nuestra obligación es intentar ganar siempre y eso es lo que hicimos'. 'Es posible, en cualquier caso, que si hubieramos jugado siempre con la intensidad mostrada ante el Atlético estaríamos mejor clasificados', abundó, 'pero en muchos partidos nos ha faltado más acierto que lucha'.

Carlos García Cantarero, entrenador del Atlético, se lamentó por el resultado sin entrar en otro tipo de valoraciones: 'Merecimos los tres puntos, aunque no me ha sorprendido el partido que ha ofrecido el Lleida, porque es un equipo que tiene cosas muy interesantes'. Aguilera, mientras, concluyó: 'Es un mal resultado, pero espero que el punto logrado sirva al final para nuestras aspiraciones'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de mayo de 2001