Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Del Bosque y sus jugadores dicen que nadie pensó en el Bayern

Unanimidad total: el Bayern no tuvo nada que ver con lo ocurrido ayer en el Bernabéu. Aunque lo pareciera. Aunque por momentos diera la impresión de que el Madrid pudiera tener la mente puesta en el trascendental choque del martes en las semifinales de la Liga de Campeones. "Falso", dijo Del Bosque. "Falso", corearon todos los futbolistas cuestionados al respecto.

"Yo no he visto ninguna relajación en el equipo", explicó Del Bosque. "Nadie pensaba en el Bayern. Sabemos que tenemos deberes que hacer en la Liga española y durante el partido hemos tenido oportunidades para desequilibrar el tanteo".

Aún es más: el único recuerdo que tuvo Del Bosque para el Bayern se lo proporcionó, curiosamente, el Osasuna, un equipo que, en versión del técnico, "se posiciona en el campo de la misma forma que lo hace el conuunto alemán, por lo que el partido de hoy me ha parecido una buena prueba de toque de cara al martes".

Mientras el Madrid pinchaba en Chamartín, su rival europeo lograba un sufrido triunfo en la Bundesliga ante el Friburgo, séptimo clasificado, al que derrotó 1-0 merced a un gol de Scholl. Esa victoria ha permitido a los muniqueses igualar en lo alto de la tabla al Schalke 04, que empató ante el Bochum.

La igualada con Osasuna, lejos de significar la pérdida de dos puntos se convirtió, en boca de Del Bosque, en lo contrario: "Hemos ganado un punto" sentenció. "Es un punto más y una jornada menos, por lo que con tres victorias más seremos campeones". No emitieron todos los jugadores blancos el mismo discurso que su técnico. Sí lo hizo Figo -"ganar un punto siempre es importante"- dijo, pero no Roberto Carlos o Guti: "Un punto no sirve de gran cosa", señaló Roberto Carlos; ""nunca es bueno un empate en casa", explicó Guti.

Fue la de ayer la tercera ocasión de la temporada en la que el conjunto blanco no consigue la victoria ante su público. Antes de que llegara Osasuna, del Bernabéu sacaron algún botín el Mallorca -el único equipo que ha ganado (0-2)- y el Barcelona, que logró un empate (2-2). Pese a la satisfacción por el resultado logrado, Miguel Ángel Lotina, técnico de Osasuna, no dudó en quejarse de la actuación del árbitro, "que no ha medido a los dos equipos por el mismo rasero y nos ha obligado a echarnos atrás".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de abril de 2001