LUTO EN LA PRENSA

Antonio Asensio, presidente del Grupo Zeta, fallece a los 53 años de edad

El editor levantó un imperio de empresas periodísticas a partir de un pequeño taller

Antonio Asensio Pizarro levantó en 25 años todo un imperio de empresas periodísticas a partir de un pequeño taller de artes gráficas familiar. Su olfato para los negocios y su carácter emprendedor han convertido al Grupo Zeta en un holding rentable integrado por cerca de setenta sociedades dedicadas a la comunicación, que en el año 1999 obtuvo más de 3.000 millones de pesetas de beneficios y facturó 65.500 millones. Promotor toda su vida de una prensa popular e independiente, a Asensio, nacido en Barcelona el 11 de junio de 1947, siempre le atrajo el periodismo.

Aunque estudió Ingeniería Industrial, a los 18 años se empleó como redactor en la sección de deportes de El Correo Catalán, y probablemente hubiera seguido la carrera periodística si la muerte de su padre ese mismo año no la hubiese truncado. Tuvo que encargarse entonces del negocio de la familia, Carmelo Asensio, SA, un pequeño taller de fotocomposición y mecánica. Eso le permitió entrar en contacto con el mundo editorial, lo que, a la postre, lo mantuvo en contacto con su primera vocación: el periodismo.

Más información
Un 'holding' en permanente proceso de expansión
El hombre que aprendía rápidamente
Empresarios, periodistas y deportistas despiden los restos mortales de Antonio Asensio

En marzo de 1976, coincidiendo con la apertura democrática en España tras la muerte de Franco, fundó el Grupo Zeta con un capital social de medio millón de pesetas, y creó la revista Interviú en mayo. Las primeras incursiones de la empresa en el mundo de la prensa, tras el éxito de Interviú, fueron Tiempo, Viajar, Dinero, Panorama, Conocer, La Voz de Asturias y Penthouse, pero sobre todo cabe destacar el lanzamiento del El Periódico de Catalunya, que salió a la calle el 26 de octubre de 1978 con la voluntad de ser un producto que aunara rigor informativo y fácil lectura, y se convirtió rápidamente en el buque insignia del grupo. Lo es aún, con una difusión media en 1999 de 195.000 ejemplares diarios. Por aquella época, Antonio Asensio adquirió Ediciones B (antigua Editorial Bruguera).

Consolidado el grupo de prensa con la compra de varias cabeceras, Asensio ensayó su entrada en el negocio de la televisión y, junto con el magnate de la comunicación Rupert Murdoch, optó a la concesión de uno de los primeros canales privados de España. No lo consiguió, pero el empresario no cejó en su empeño y, tres años después, participó en el accionariado de Antena 3 TV. En 1997, los vaivenes políticos le hicieron desistir de la operación televisiva de Zeta y cedió el control de la cadena privada a Telefónica.

Tras su salida de Antena 3 TV, Asensio emprendió otros proyectos empresariales, participó en la salida del periódico madrileño La Razón en 1999 y ese mismo año el Grupo Zeta y Ona Catalana alcanzaron un acuerdo para crear la primera cadena de radio exclusivamente en catalán. Recientemente, el grupo de Asensio ha vuelto a la aventura de la televisión, en este caso local, con la creación de las sociedades Antena Local y Onda Mezquita.

En abril del año pasado, su enfermedad le llevó a decidir cambios en el consejo de administración del grupo. Se designó entonces a Francisco Matosas, su hombre de confianza, vicepresidente de Zeta, y se nombraron dos nuevos consejeros: su hijo, Antonio Asensio Mosbah, que en ese momento tenía 19 años, y John Gibbons.

La última aparición pública de Antonio Asensio se produjo en noviembre del año pasado, en la inauguración en la localidad de Parets del Vallès, próxima a Barcelona, de una moderna planta impresora en la que se invirtieron 15.000 millones de pesetas. El rey Juan Carlos presidió aquel acto, en el que descubrió una placa con una inscripción que dedica la instalación a Carmelo Asensio, padre del editor.

De su matrimonio con con Chantal Mosbah nacieron tres hijos: Ingrid, casada con el futbolista Fernando Sanz, Jessica y Antonio.

Antonio Asensio
Antonio Asensio

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS