Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una bombona de acetileno obliga a cortar la carretera Valencia-Manises

El riesgo de explosión interrumpió el tráfico más de diez horas

La furgoneta destinada a operaciones de señalización y mantenimiento de carreteras portaba un equipo completo de soldadura que incluye una bombona de oxígeno y otra de gas acetileno. Aunque no está considerado material peligroso, lo cierto es que en condiciones extremas puede estallar.

El riesgo de explosión fue lo que movilizó a efectivos de Protección Civil, Guardia Civil, Policía Local y Bomberos del Consorcio. Las unidades se desplazaron al lugar poco después de que el servicio de emergencias recibiera una llamada en la que se advertía de un incendio en una furgoneta. Inmediatamente, el tráfico de la N-220, que comunica Valencia con el aeropuerto de Manises, se desvió por la vía de servicio. En el lugar, el kilómetro 0,100, en el término de Quart de Poblet, los especialistas, equipados con trajes de intervención especial, iniciaron el proceso de refrigeración de la bombona.

Según el portavoz de Bomberos del Consorcio, 'la refrigeración debe ser muy lenta, por ello se ha introducido en una especie de bidón de agua, dejando la cabeza fuera, en espera de que alcance la temperatura idónea para que pueda ser trasladada sin riesgo alguno'.

La operación se prolongó durante casi diez horas, hasta que los bomberos pudieron finalmente trasladar la bombona sin peligro. Las causas que provocaron el incendio en el vehículo se desconocen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de abril de 2001