Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRÁFICO

Tráfico admite que el dispositivo de Semana Santa no frena el número de muertes

La cifra definitiva de víctimas en accidente de tráfico durante la pasada Operación Especial Semana Santa ha sido de nueve fallecidos y 13 heridos graves en la Comunidad. Aunque el total de fallecidos es inferior al del pasado año, Enrique Belda, director del Centro de Gestión de Tráfico dijo ayer que 'el balance nunca es satisfactorio desde el momento en que hay víctimas mortales'. Belda afirmó: 'Simplemente constatamos que se han hecho importantes esfuerzos y ha habido provincias con una accidentalidad menor'.

El debate sobre las causas que neutralizan el efecto disuasorio de las campañas de tráfico y la presencia de agentes en las carreteras está sobre la mesa. La explicación que se ha dado desde la Dirección General de Tráfico ante el incremento de la siniestralidad en España ha sido el mayor número de desplazamientos -un 6% más respecto al pasado año- y el buen tiempo. 'La operación de Semana Santa es la más importante del año y la circulación se concentra en un espacio de tiempo muy breve, los movimientos -3.800.000 entre el 12 y 16 de abril- que registran las carreteras son los mismos que en todo el verano', afirmó Belda.

'Es importante apuntar que de no haberse puesto en marcha las medidas oportunas, el resultado habría sido mucho peor. Aunque lo cierto es que si las relacionamos directamente con las víctimas, es insuficiente pero no por medios', añadió el director del Centro de Gestión de Tráfico.

Ante la situación de alarma generada por el incremento de accidentes y víctimas, las reacciones se han ido sucediendo. El portavoz de Els Verds pidió ayer al Gobierno 'medidas contundentes para frenar la siniestralidad en carretera'. David Hammerstein, portavoz del grupo, calificó de 'escándalo político y moral las cifras de accidentes que cada año se registran en las carreteras, muy por encima de la media del resto de Europa'.

La propuesta que lanzó Hammerstein como una medida a tener en cuenta en el intento de disminuir los accidentes de tráfico es similar a la que funciona en otros países. 'Se trata de un sistema de puntos que consiste en apuntar las infracciones de tráfico del conductor en el mismo carné y llegado a un límite se le retira. Además, este asunto debería ser tratado con la misma seriedad que otras cuestiones políticas. Podría empezarse', apuntó, 'por una aplicación estricta de la normativa de velocidad máxima y un control más severo de alcoholemia e ingestión de drogas'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de abril de 2001