Sólo el 6,5% de los toxicómanos de los poblados comparte aún las jeringuillas, según Sanidad

Un 6,5% de los consumidores de drogas por vía intravenosa en los poblados marginales de la región mantiene el insalubre hábito de compartir jeringuillas, según dijo ayer el director general de Salud Pública de la Comunidad, Francisco de Asís Babín, a Europa Press. Babín aseguró que esta cifra 'es la más baja que hemos tenido en Madrid en toda la historia de la epidemia [de sida]'.

El director general salió también al paso del informe policial sobre Las Barranquillas (el mayor híper de la droga de la ciudad) elaborado por la comisaría de Vallecas Villa, según el cual las malas condiciones sanitarias de este poblado, al que acuden cada día 4.000 toxicómanos, pueden generar 'graves enfermedades infecciosas' con un 'alarmante' riesgo de contagio. Según el citado informe, entre los drogodependientes más deteriorados los porcentajes de VIH positivos superan el 40%, y los de hepatitis B y C, el 70%. Babín replicó que los nuevos programas de reducción de daño 'han disminuido el contagio de enfermedades entre los toxicómanos', y destacó que, entre 1991 y 1999, 'la infección por VIH entre los drogodependientes se ha reducido a la mitad, pasando de un contagio que afectaba al 66% de los adictos al 34% actual'.

Más información

El informe policial indica, asimismo, que la narcosala abierta hace un año en Las Barranquillas 'se usa poco'. Este dispositivo se creó para que cada día 150 toxicómanos se inyectasen en ella; en enero, las cabinas de venopunción se usaron unas 117 veces diarias. Babín afirmó ayer que esta sala 'consigue captar a personas ajenas a los circuitos sanitarios', y matizó que 'no es la solución al VIH, hepatitis y demás infecciones, aunque ayuda a reducirlas'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0016, 16 de abril de 2001.

Lo más visto en...

Top 50