OPINIÓN DEL LECTORCartas al director
i

Insumisos en la cárcel

Queremos explicarle, apelando a su responsabilidad como comunicador social, la injusta situación de abandono informativo por la que están pasando docenas de jóvenes que, por ser coherentes con sus ideas pacifistas, se declararon insumisos a la leva forzosa del Ministerio de Defensa y, en general, al desmedido y creciente presupuesto militar, que esquilma los recursos para prioridades como Sanidad, Educación, Investigación, o la propia Justicia y consolida un orden mundial injusto en el exterior, el de la OTAN. Nos parece un despropósito que el Gobierno no quiera reconocer que tiene presos de conciencia en las cárceles; según el señor Trillo 'no existen insumisos en la cárcel'. Eso sería lo lógico, que ante un delito inexistente, la insumisión a un servicio militar que ha dejado de ser obligatorio, los presos fueran también inexistentes..., como lo son al parecer para los medios de comunicación, como lo son para la mayoría del Parlamento (que tiene desde hace casi un año paralizada una proposición de ley para despenalizar la insumisión, presentada por IU), como lo son para el señor Trillo, inexistentes muertos civiles. Pero no son inexistentes para algunos, sus familias, sus amigos y compañeros. Son alrededor de 70 de nuestros mejores jóvenes a los que necesitamos excarcelar y rehabilitar, son cerebros y corazones, manos y coraje, que necesitamos para trabajar por una sociedad mejor. Es 'escandaloso, paradójico e inaceptable' (J. Llamazares dixit) que 70 ciudadanos permanezcan en la cárcel por un delito 'inexistente' hoy. Es urgente su excarcelación, pero, en caso de que se tome esta determinación, mientras esté vigente su inhabilitación tampoco podemos conformarnos, los queremos rehabilitados y con todos sus derechos, porque así nos hacen falta. Quizás a muchos les resulte extraño este sentimiento de que alguien nos falta, pero les aseguramos que esa sensación, es la de una generación que aprendió (porque los objetores e insumisos nos enseñaron con su cuestionamiento a la sinrazón de la fuerza) e hizo suya la idea, de que los conflictos se pueden resolver pacíficamente, que posee el hondo convencimiento de no ser ajenos a ninguna de las guerras, que tanto sufrimientos causan a tanta gente para beneficio de tan pocos.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0016, 16 de abril de 2001.