Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos osos matan y descuartizan a su cuidador en un parque recreativo de Álava

Uno de los animales había atacado en las mismas instalaciones a una turista en 1999

El suceso se desarrolló en el parque Educativo del Ebrosituado en la localidad alavesa de Sobrón, a 40 kilómetros al sur de Vitoria. Unos trabajadores que fueron avisados del ataque intentaron separar a Aresti de sus agresores, sin lograrlo. Al lugar se desplazaron varias ambulancias de la localidad cercana de Espejo y del Servicio Vasco de Salud-Osakidetza cuyos componentes trataron de reanimar a la víctima sin conseguirlo.

Según informó ayer la policía vasca, fue un vecino el que acabó con varios disparos con los animales para que los miembros de los servicios sanitarios pudiesen hacer su labor. Sin embargo, para entonces sólo les quedaba certificar la defunción de Aresti.

Las instalaciones donde ocurrió el incidente están en el mismo espacio natural que saltó a los medios de comunicación en 1999 cuando uno de los animales que ayer acabaron con la vida de Aresti atacó a una turista alicantina y le provocó unos desgarros que obligaron a la amputación de una pierna. El incidente tuvo lugar entonces cuando la mujer se acercó junto a su marido y uno de sus hijos a la jaula de los dos animales, situada en la parte posterior del parque-hotel de Sobrón, donde los plantígrados permanecían desde 1993 procedentes del centro de recuperación de animales de Cangas de Onís.

La mujer fue atacada por uno de los osos cuando introdujo un pie entre los barrotes, lo que hizo que uno de los osos se abalanzara sobre ella y se lo mordiera. En dicho centro turístico, además de los dos plantígrados, se encuentran otros muchos animales en unas condiciones por las que la Diputación Foral de Álava ha abierto expedientes y ha impuesto varias multas.

Aresti, un naturalista conocido en la provincia por sus iniciativas en defensa de la fauna local, gestionaba desde hacía diez años este parque. Desde su apertura, colectivos ecologistas y vecinos habían denunciado el mal estado de conservación del centro en el que se mezclaban diversas especies.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de abril de 2001